Dragón barbudo (pogona)

dragón barbudo

El dragón barbudo (o pogona) es muy popular entre los aficionados a la terrariofilia. Esto se debe a que, además de tener un aspecto fascinante, con un poco de sensibilidad pueden ser muy confiados e incluso mansos. En caso de que acabes de descubrir este pasatiempo, puedes iniciarte en él con un dragón barbudo. Infórmate bien de antemano sobre las diferentes especies y los requisitos para la tenencia de estos minidinosaurios de Australia.

¿Qué son las pogonas?

Las pogonas o dragones barbudos son una especie de reptiles de actividad diurna. Existen ocho especies reconocidas, siendo la Pogona vitticeps y la Pogona barbata las más populares en el terrario.

Especies de dragones barbudos:

  • Pogona microlepidota, noroeste de Australia
  • Pogona minima, Australia Occidental
  • Pogona mitchelli, noroeste de Australia
  • Pogona nullarbor, llanura Nullarbor en la Australia centromeridional
  • Pogona barbata, este de Australia
  • Pogona vitticeps, centro y sur de Australia
  • Pogona minor, centro y este de Australia
  • Pogona henrylawsoni, noreste de Australia Central

¿Dónde viven los dragones barbudos?

Dependiendo de la especie, los dragones barbudos están repartidos por todo el continente australiano. Su hábitat está en el outback de Australia, pero no se ven en el norte húmedo, en el extremo sureste y suroeste, ni en Tasmania. Por lo tanto, solo habitan las zonas secas y austeras como las estepas, los semidesiertos y los bosques áridos con poca vegetación.

Aspecto de las pogonas

¿Son dragones pequeños, dinosaurios o criaturas mitológicas? Sin importar la especie: con su larga cola, sus escamas espinosas y su magnífico bigote, el dragón barbudo fascina a todos los amantes de los reptiles. La típica barba es la marca de los dragones barbudos y a la cual además deben su nombre. La garganta está rodeada de espinas y pueden formar un impresionante abanico con ellas cuando se encuentran en peligro para ahuyentar a los enemigos. A lo largo de los flancos y en la base de la cabeza se encuentran otras filas de espinas, con las que pueden ahuyentar a cualquier enemigo.

La cabeza tiene una forma triangular. A ambos lados se encuentra una abertura ovalada, que son los órganos auditivos de los dragones barbudos. El tercer ojo, el llamado órgano parietal con el que pueden percibir las diferencias de claridad, está situado sobre el cráneo de los lagartos.

Las pogonas tienen una piel muy gruesa, que está cubierta de escamas muy resistentes. Esta les protege contra los rayos ultravioleta, las lesiones y la pérdida de líquidos, ¡perfecta para una vida en el outback de Australia! Los colores base de las pogonas son el gris, el beige y el marrón rojizo, por lo que están ópticamente adaptadas al espectro de colores de su hábitat australiano y se pueden camuflar contra los enemigos. Los dragones barbudos pueden cambiar de color según lo necesitan. Cuando se calientan al sol se vuelven negros para absorber mejor el calor. Si se ven amenazados por el sobrecalentamiento, cambian a tonos brillantes y luminosos para reflejar mejor los rayos del sol.

Diferencias entre machos y hembras

A primera vista no se aprecia si se trata de un macho o de una hembra. Pero si miras la base de la cola inferior de los animales puedes ver dos bolsillos detrás de la zona de vaciado en los machos adultos, en los cuales se encuentran sus órganos de apareamiento. Además, los machos tienen glándulas visibles en los muslos de sus patas traseras, los poros femorales.

Características del dragón barbudo

¿Quieres tener un animal de terrario que no solo puedes observar, sino que también puedas coger? Entonces los dragones barbudos son los reptiles ideales para tu terrario, pues pueden ser muy confiados y parece que disfrutan mucho con la cercanía de sus cuidadores. El comportamiento de los lagartos australianos con sus congéneres es totalmente diferente al que tiene con sus humanos: los dragones barbudos son solitarios y defienden su territorio con agresividad contra los intrusos. Solo durante la temporada de apareamiento van en busca de una pareja. Cuando dos pogonas se encuentran, se comunican por medio del lenguaje corporal. Emplean movimientos rápidos de la cabeza, abren mucho la boca y golpean el suelo con la cola para señalar su dominio. No es raro que se produzcan luchas de poder.

Los dragones barbudos tienen patas fuertes y musculosas con las que pueden correr rápido. Esto hace que sean cazadores muy buenos y hábiles. Como todos los reptiles diurnos, las pogonas también son de sangre fría, por lo que no pueden mantener una temperatura corporal constante. Es por eso por lo que les gusta calentarse al sol. Con unos buenos cuidados puedes disfrutar de tus dragones barbudos durante unos 10-15 años.

Hibernación

En invierno, los dragones barbudos hibernan de 2-3 meses. Durante este tiempo el metabolismo de las pogonas está en modo ahorro y los animales se retiran para descansar. Facilítale a tu dragón barbudo esta hibernación natural en tu terrario y toma las siguientes medidas:

  • La duración de la hibernación es de 2-3 meses
  • Comenzar en noviembre o diciembre
  • Disminuir la temperatura a 18 °C en 3 semanas
  • Reducir la iluminación a 7 u 8 horas al día, después apagarla por completo
  • Disminuir la cantidad de alimento, dejar de alimentar durante 1 semana antes de la hibernación
  • Proporcionar agua fresca
  • Volver a aumentar progresivamente la temperatura y la luz durante 3 semanas

¿Cuándo ponen los huevos?

Los dragones barbudos alcanzan la madurez sexual en el segundo año de vida. Las hembras preñadas entierran sus huevos en la arena ligeramente húmeda, de 5 a 30 huevos dependiendo de la especie de pogona. Para criar en el terrario, hay que desenterrar los huevos con mucho cuidado y transferirlos a una incubadora con tierra especial para la cría. Los animales jóvenes eclosionan después de 50 a 70 días a una temperatura diaria de 26 a 29 grados centígrados.

Tener un dragón barbudo

Los dragones barbudos son solitarios. Por lo tanto, tener una pogona sola es adecuado a la especie. Si quieres tener un grupo de dragones barbudos asegúrate de que entre ellos haya solo un macho. Además, para la tenencia en grupo se recomiendan solo las especies menos agresivas como la Pogona vitticeps y la Pogona henrylawsoni. Si no tienes experiencia con reptiles, es mejor que empieces con solo uno de estos animales.

También puedes socializarlos con otras especies de lagartos, siempre y cuando tengan requisitos similares en cuanto al clima del terrario y sean lo suficientemente grandes como para que los dragones barbudos no los consideren presas. Por ejemplo, podrías tenerlo con un clamidosaurio (lagarto de cuello con volantes) o un lagarto de cola espinosa.

Terrario

Las pogonas habitan sobre el suelo y necesitan un terrario con una superficie de suelo grande. Por eso, un terrario para una pareja adulta debe medir al menos:

  • 160 x 80 x 80 cm (LxAnxAl) para las Pogonas vetticeps
  • 120 x 60 x 60 cm (LxAnxAl) para las Pogonas henrylawsoni

Los dragones barbudos solo se sienten realmente cómodos en el terrario a una temperatura de 28 a 30 °C. Entonces los lagartos se activan y su metabolismo se pone en marcha. Asegúrate de establecer diferentes zonas de calor y áreas donde puedan tomar el sol.

Para una tenencia apropiada de dragones barbudos también es importante que la humedad del terrario sea baja, del 40 %, que tenga una ventilación eficaz y una iluminación adecuada. Las pogonas necesitan unas 12-13 horas de luz en verano, en primavera y en otoño unas 10 horas.

Técnica de terrarios

Temperatura - Focos sobre las zonas para tomar el sol

- Alfombra calefactora como calefacción del suelo

- Diferentes zonas de temperatura

- Varios termómetros distribuidos por el terrario

Aire puro - Ventilación en la tapa y ranuras de ventilación frontal para la circulación del aire
Iluminación - Iluminación fuera del terrario

- Tubos fluorescentes como fuente ideal de luz

- Lámparas de rayos ultravioleta

- Atenuador

- Temporizador

¿Qué debe tener un terrario para pogonas?

Los dragones barbudos necesitan una superficie para moverse lo más despejada posible, pero también les gusta tener una rama grande para escalar. Los reptiles prefieren un sustrato más bien robusto. Las paredes traseras deberían servir como protección de la privacidad y también proporcionar oportunidades de escalada. Las plantas no les interesan demasiado a los dragones barbudos y son más bien un elemento decorativo. Puedes plantar suculentas o agaves, por ejemplo.

Para que las pogonas se sientan completamente a gusto deberías limpiar las heces y la orina del terrario a diario. Dos veces al año, aproximadamente, dependiendo del grado de suciedad, puedes cambiar por completo el revestimiento del suelo. Con un ritual de baño regular también mantendrás limpios a tus lagartos, además, tus dragones barbudos lo disfrutarán mucho. Báñalos en un pequeño terrario de plástico o en el lavabo, en agua caliente a unos 30 °C. Presta atención al nivel del agua, el lagarto siempre debe ser capaz de mantenerse en pie.

Comida para dragones barbudos

Las pogonas comen sobre todo alimentos vivos. Para la tenencia en el terrario puedes darles insectos vivos como grillos domésticos, saltamontes o cucarachas. La comida vegetal también forma parte de una dieta equilibrada para dragones barbudos. En verano puedes darles diente de león, trébol o margaritas y en invierno, lechugas o zanahorias. Para prevenir una insuficiencia de vitaminas puedes darles suplementos vitamínicos y minerales. Con un cuenco de agua fresca te aseguras de que tus animales estén siempre hidratados.

En resumen

  • Origen / expansión: Australia
  • Hábitat: semidesiertos, estepas, bosques áridos
  • Peso:dependiendo de la especie, entre 35 y 400 gramos
  • Esperanza de vida:10 años o más
  • Tamaño del terrario:una pareja de Pogona vitticeps: 160 x 80 x 80 cm (LxAnxAl), una pareja de Pogona henrylawsoni: 120 x 60 x 60 cm (LxAnxAl)
  • Tenencia: en solitario, por pareja o en harén
  • Temperaturas del terrario:28-33 °C
  • Humedad en el terrario:40 % durante el día
  • El suelo del terrario: grava fina o arena roja arcillosa
  • Instalación en el terrario: piedras planas, raíces, ramas, suculentas y agaves
  • Alimentación:animal y vegetal
  • Peculiaridades:diurnos, hibernación
  • Comportamiento social: solitarios
  • Dificultades en la tenencia:agresivos con los de su misma especie
  • Socialización:clamidosaurios, lagartos de cola espinosa

Esperamos que la información que te hemos proporcionado sobre los dragones barbudos te anime a hacerte con uno de estos reptiles. Ya sea una Pogona vitticeps o una Pogona henrylawsoni, ambas especies son adecuadas para una tenencia en terrarios.

Nuestros artículos más útiles

Salamanquesa común

La salamanquesa común es una artista de la escalada. Gracias a las protuberancias laminares adhesivas bajo sus pies puede trepar por los cristales o incluso moverse boca abajo por el techo. Aprende más sobre este gecko nocturno y las recomendaciones para tenerlo en un terrario.

Gecko leopardo

El gecko leopardo es la especie de gecko más popular y frecuente en un terrario. Con sus grandes ojos y fascinantes patrones a menudo en varios colores espectaculares, este atractivo gecko hace que los amantes de los reptiles queden hechizados. La naturaleza tranquila y curiosa del gecko leopardo hace que esta especie de reptil sea casi dócil. Si quieres comprarte un terrario, los geckos leopardo son ideales para principiantes. Descubre más sobre la tenencia y los cuidados de estos reptiles, así como sobre la instalación adecuada del terrario.

Dragón barbudo (pogona)

El dragón barbudo (o pogona) es muy popular entre los aficionados a la terrariofilia. Esto se debe a que, además de tener un aspecto fascinante, con un poco de sensibilidad pueden ser muy confiados e incluso mansos. En caso de que acabes de descubrir este pasatiempo, puedes iniciarte en él con un dragón barbudo. Infórmate bien de antemano sobre las diferentes especies y los requisitos para la tenencia de estos minidinosaurios de Australia.