Abscesos en perros This article is verified by a vet

Contenido verificado por veterinarios
Escrito por Franziska Gütgemann, veterinaria
Abscesos en perros

Por definición, un absceso es una infección e inflamación del tejido del organismo caracterizada por hinchazón y acumulación de pus. De acuerdo con esto, los abscesos en perros presentan un tipo de inflamación que suele estar causado por infecciones bacterianas. Sin embargo, en algunos casos, un absceso también puede ser estéril. Esto significa que no fue causado por un suceso bacteriano en casi todos los órganos. Las localizaciones más frecuentes son, por ejemplo, la piel y el hígado, así como las glándulas anales o la próstata (una glándula sexual del perro macho).

Causas y presencia de abscesos en perros

Los abscesos se pueden formar en casi cualquier órgano y suelen desarrollarse de la misma manera. Si las bacterias que forman el pus como los estafilococos, la Escherichia coli o la Clostridia penetran en el tejido se produce una importante reacción inmunitaria, es decir, una inflamación del tejido. La finalidad de esta inflamación es eliminar los patógenos para que el tejido se pueda regenerar. En el caso de un absceso, la cavidad de este está formada por tejido muerto y está llena de pus. Este pus consiste en bacterias, células y células muertas del sistema inmunitario (granulocitos de neutrófilos).

En el exterior, el absceso está separado del tejido sano circundante por el tejido de granulación, que forma parte del proceso de curación de la herida. Durante la inflamación, la cavidad del absceso puede seguir extendiéndose. Esto puede causar fístulas (conexión con la superficie del cuerpo) o espacios que pueden dificultar el tratamiento.

Localización de los abscesos más comunes en perros

  • Las glándulas anales: debido a una infección bacteriana de las glándulas anales, estreñimiento o un aumento de la secreción
  • La próstata en los machos: una infección bacteriana por el uréter o el flujo sanguíneo
  • La mandíbula: debido a procesos inflamatorios en la zona dental
  • Los pulmones: la inhalación de cuerpos extraños, parásitos pulmonares o tumores puede provocar una acumulación de pus en los pulmones. Sin embargo, este tipo de absceso es bastante raro en los perros
  • El páncreas: estos abscesos suelen ser el resultado de una peritonitis y suelen ser estériles
  • El hígado: las bacterias entran en el hígado a través de lesiones, inflamación de órganos o en los cachorros a través de una infección umbilical
  • La piel: a menudo están causados por heridas por mordedura o cuerpos extraños penetrantes

¿Cómo son los abscesos en perros?

Un absceso se puede reconocer por su típica apariencia y por los síntomas que lo acompañan:

  • Inflamación del tejido
  • Dolor: los perros pueden mostrar cambios de comportamiento, como desgana para moverse o falta de apetito debido a la sensación de dolor. Además, los canes pueden reaccionar con sensibilidad al tacto en caso de abscesos internos o mostrar dolor al defecar u orinar
  • Eritema (enrojecimiento del tejido colindante)
  • Formación de pus dentro del absceso (de líquido a ceroso, también es posible que tenga una consistencia quebradiza)
  • En caso de intoxicación de la sangre: fiebre, empeoramiento del estado general, reducción del apetito, pérdida de peso

Tipos de diagnósticos de abscesos en perros

Si el estado general de tu perro empeora, tiene una hinchazón dolorosa u otros dolores y cambios de comportamiento es recomendable que acudas al veterinario lo antes posible. Durante la anamnesis (preguntas al cuidador) el veterinario ya puede hacer posibles diagnósticos diferenciales y planificar el procedimiento del diagnóstico posterior. Para esto es importante saber el estado de vacunación, el historial de salud y los posibles accidentes o cambios en el entorno del peludo.

Al mismo tiempo, se suele comenzar con un examen clínico general para conocer el estado de salud actual del paciente. Para el siguiente examen es muy importante que tenga una circulación estable.

Si hay una hinchazón externa, durante la adspección el veterinario puede observar el cambio y el tejido circundante y buscar indicaciones como enrojecimiento, marcas de mordeduras u otras lesiones. Debido a su típico aspecto, en los perros es fácil diferenciar un absceso de un tumor, ya que un absceso presenta calor y pus. Este último se puede extraer con una punción. Sin embargo, si el veterinario sospecha que se ha formado un absceso dentro del cuerpo del can tendrá que emplear técnicas de imagen para poder verlo. Dependiendo de la localización, lo más adecuado son las ecografías y las radiografías.

Cómo tratar los abscesos en perros

El tratamiento de un absceso en un perro consta de una cirugía junto con un tratamiento farmacológico:

  • Antes de cada procedimiento quirúrgico: afeitado e higiene de la herida
  • Apertura del absceso en condiciones asépticas (por ejemplo, mediante punción) con control simultáneo por ecografía y bajo anestesia general o local
  • Vaciado y limpieza de la herida
  • Enjuague con soluciones asépticas y posiblemente antibióticos
  • Puede que sea conveniente hacer una omentalización (por ejemplo, en el caso de un absceso en la próstata): la red abdominal se coloca en la cavidad del absceso para el drenaje para promover la curación de la herida
  • Analgésicos y, si es necesario, la administración de antibióticos

Pronóstico

El pronóstico de los abscesos en perros depende de la localización y del estado de estos. Si son muy pequeños y están intactos, el pronóstico es más favorable que el de un absceso reventado. Pues, si no se trata a tiempo, puede provocar un envenenamiento de la sangre. Esto es muy peligroso.

Prevenir los abscesos en perros

Si tu cuadrúpedo tiene una lesión por mordedura o un rasguño o si, por ejemplo, se le clava una espiga en la piel debes limpiar bien la herida. Para esto puedes hacer lo siguiente:

  • Revisión minuciosa: las heridas por mordeduras pequeñas no se suelen ver de inmediato y pueden inflamarse mucho durante el curso de la infección bacteriana
  • Limpieza y desinfección de tus propias manos, si es posible usa guantes esterilizados
  • El afeitado de las zonas de pelo circundantes es útil para una mayor higiene de la herida
  • Limpieza de la herida (por ejemplo, con solución salina)
  • Limpieza con soluciones asépticas
  • Controles regulares de la evolución de la herida

¡Descubre nuestra selección de productos para la higiene y el cuidado de los perros!

Nuestros artículos más útiles

Tos en perros

La tos en perros, al igual que en los humanos, no es una enfermedad independiente. Es un síntoma de afecciones del aparato respiratorio u otros órganos. La tos puede ser también un reflejo para proteger al cuerpo de diferentes elementos, como cuerpos extraños o sustancias irritantes. A menudo la tos puede confundirse con vómitos o regurgitación, estornudos inversos, asfixia o jadeos intensos. Podemos diferenciar entre tos irritativa sin expulsión (tos no productiva) y tos húmeda con expulsión (tos productiva). Ambos tipos de tos pueden ser crónicos o agudos.

Castrar a un perro

Para las clínicas veterinarias, la castración es una operación rutinaria, pero ¿tiene sentido castrar a tu perro? ¿Cuál es la diferencia entre castrar y esterilizar? ¿Cuánto cuesta castrar un perro? Aquí encontrarás toda la información, así como las ventajas y los inconvenientes.

Coronavirus en perros

El coronavirus canino se extiende por todo el mundo y suele afectar a cachorros y a perros de las protectoras. Si comparamos el coronavirus de los humanos con el de los perros, el primero causa síntomas respiratorios, mientras que el segundo provoca problemas gastrointestinales. A pesar de que las infecciones de coronavirus en perros suelen ser leves, los animales con un sistema inmunitario debilitado pueden llegar a desarrollar diarrea grave e incluso fallecer.