Kelpie australiano

Australiankelpie

Activo, inteligente y sensible. Con esta personalidad, el kelpie australiano es, sin duda, un compañero excelente. Pero la verdadera pasión de este perro de pastoreo es su trabajo como pastor de ovejas.

Características

Hoy en día, a la hora de criar perros de esta raza, ya no se tiene tan en cuenta su trabajo con ganado. Sin embargo, el kelpie australiano se caracteriza por rasgos como su vitalidad y su resistencia y capacidad físicas. Es un perro tenaz, ágil y con carácter que, con una educación adecuada y con trabajo, puede ser muy tranquilo, manso y obediente. Si realiza el ejercicio y la actividad suficientes, el kelpie australiano resulta ser un buen perro familiar. Le gustan los niños y siente un gran apego y fidelidad hacia la familia. Hacia los extraños muestra una cierta desconfianza, aunque no es un perro guardián, a pesar de su atención y valentía. Es extrovertido y se lleva bien con otros perros, por lo que, por lo general, después de una fase de adaptación, la convivencia con otros animales resulta muy tranquila.

Aspecto

El kelpie australiano es un perro de raza mediana, astuto como un zorro, cuyo cuerpo incluso recuerda al de este animal. Tiene ojos almendrados y hocico prominente. Cuando está activo, su cola se mantiene enderezada, si no, caída y ligeramente curvada. El pelo corto del kelpie se divide en un manto inferior de pelo corto y denso y un manto superficial de pelo liso y duro. El manto inferior le protege de las temperaturas extremas, tanto del frío como del calor, y gracias al manto superficial contiguo, es impermeable. Los colores del pelaje del kelpie pueden ser muy variados, aunque la mayoría de los kelpies que se crían en la actualidad son de un solo color, la paleta de colores de su pelo puede ir desde el negro o negro marronáceo, pasando por matices azulados, hasta el rojizo, marrón cobrizo, marrón chocolate o incluso color crema.

Historia

El pelaje de sus antepasados era negro marronáceo. En el año 1870, la familia escocesa Rutherford, emigró a Australia y llevó consigo seis collies negros y marrones. Estos perros pastores, que en Escocia eran conocidos simplemente como collies, despertaron el interés de los pastores de ovejas australianos, debido al gran trabajo que desempeñaban como perros de pastoreo. Entonces, se comenzó a cruzarlos con otros perros pastores, principalmente ingleses. De uno de estos cruces nació una hembra a la que se llamó Kelpie, que en gaélico significa espíritu del agua. Kelpie, en el año 1873, ganó un concurso de pastoreo, tras lo cual aumentó enormemente la demanda de estos perros… ihabía nacido una nueva raza! Los primeros estándares de los ya denominados kelpies australianos no se establecieron hasta el año 1902. 87 años más tarde, en 1989, la Federación Cinológica Internacional finalmente reconoció al kelpie australiano como raza independiente.

Cría y salud

Mientras que su pariente cercano, el «working kelpie» o kelpie de trabajo, solo se cría para pastorear y guiar al ganado, en la cría de kelpies australianos, existen otros criterios más relevantes. Desde hace mucho tiempo, el color, el aspecto y el éxito en los concursos han resultado tan importantes para muchos criadores, que todavía hoy hay quien llama al kelpie australiano kelpie de concurso o «show kelpie». Por desgracia, parece que ya ha caído en el olvido que, en el fondo, es un perro de trabajo, igual de activo, ágil y vivaz que el working kelpie. Por suerte, muchos criadores en Europa se han dado cuenta de la importancia que tienen para estos perros factores como el ejercicio, la salud, la capacidad física y el entrenamiento. Cada vez es más frecuente ver kelpies australianos en las competiciones deportivas. No solo les entusiasman deportes como agility, obediencia, frisbee o flyball, sino también son magníficos perros de salvamento, de detección de drogas o explosivos o perros de asistencia.

Para los criadores, la condición física del kelpie australiano es tan importante como su carácter. Por ello, a los criadores no les interesan perros que sean, por ejemplo, miedosos o agresivos.

El kelpie australiano está considerado como una raza sana, por lo que a cada perro que se cría se le realizan controles veterinarios exhaustivos. Además de tratamientos sanitarios contra ectoparásitos y endoparásitos, se controla que no padezcan ninguna enfermedad transmisible. En la mayoría de los países, se les suelen realizar pruebas de las articulaciones de las caderas y de los codos para descartar malformaciones como la displasia.

Cuidados

Los cuidados que requiere un kelpie australiano son, por lo general, escasos. Sí es necesario realizar con regularidad curas vermífugas y tratamientos antiparasitarios, lo cual no es de extrañar porque a estos perros les vuelve locos estar al aire libre. El kelpie australiano no necesita un cuidado del pelaje tan exigente como el de otras razas; como tiene el pelo corto, basta con cepillarlo regularmente para eliminar el polvo y la suciedad.

No obstante, educar y mantener a estos perros activos sí exige más, pues necesitan mucha actividad y movimiento. Los kelpies australianos son pura energía, adoran los paseos muy largos y necesitan pasar mucho tiempo al aire libre. Como es lógico, estos perros tan activos y temperamentales no terminan de encajar en un piso de ciudad, donde mejor están es en una casa con un gran jardín. Para el kelpie australiano, el ejercicio es imprescindible, pero a estos perros inteligentes a los que les gusta trabajar no les basta solo con eso. Los kelpies deben entrenar cuerpo y mente. Son considerados perros independientes y buscan el sentido de las órdenes que reciben; no les gustan los ejercicios estúpidos y repetitivos y buscarán por sí mismos algo que hacer que tenga más sentido para ellos, aunque no siempre sea del agrado de sus dueños.

A pesar de que son perros que aprenden con facilidad, no debe darse nunca por hecho que educarlos es tarea sencilla. Su gran inteligencia, unida a una fuerte independencia, exige mucha creatividad y coherencia en la educación y cría de esta raza.

Si se acepta su temperamento y su necesidad de ejercicio y se está preparado para dedicar tiempo en su educación y entretenimiento, entonces el kelpie australiano es un compañero extremadamente fiel y cariñoso con el que pasar muchos años de alegrías. A los kelpies les gustan los mimos y los besos, así que no hay que preocuparse, ¡estos perros hacen mucho más que contar ovejitas!

Nuestros artículos más útiles

Border collie

El inteligente y sofisticado border collie con su brillante pelaje es un perro de pastoreo, por lo que puede no ser del todo adecuado como perro de familia.

Pinscher miniatura

¿Un pinscher en formato mini? ¡No nos engañemos! El pinscher miniatura ―también conocido como pinscher mini, pin min, pinscher enano o Zwergpinscher― es un «gran» perro. Quien desee un adorable y tierno perrito faldero se equivoca con el pinscher mini. A pesar de su tamaño, a este perro familiar tan despierto le encanta la actividad y el deporte y, en muchos sentidos, mantendrá a sus dueños muy ocupados.

Chihuahua

La raza de perros más pequeña del mundo tiene una de las esperanzas de vida más largas y es adorada por muchos. El chihuahua es un perro de excesos, habita en los bolsos de Madonna, Britney Spears o Paris Hilton. Sin embargo, este perro de raza mexicano es mucho más que un perro faldero de lujo.