12 Febrero 2019

Las tortugas

Tortuga

Lo fascinante de tener una tortuga como mascota es que son una de las especies vivas más antiguas. A pesar de no ser animales cariñosos, con una tenencia adecuada te pueden acompañar durante muchos años. En este artículo encontrarás toda la información sobre las tortugas y la correcta crianza en casa.

Características físicas de las tortugas

La particularidad de estos reptiles es su distintivo caparazón. Esta cápsula se compone de huesos y epidermis, y consta de aberturas para la cabeza y el cuello, la cola y las patas. Los anillos que recubren el caparazón indican el desarrollo del animal, pero no la edad.

Las tortugas tienen una piel coriácea e impermeable, que les protege de la deshidratación y de posibles lesiones. Sin embargo, al no tener glándulas sudoríparas, deben evitar el fuerte sol del mediodía para no sobrecalentarse.

La boca de estos reptiles no tiene dientes, pero su mandíbula está diseñada para morder alimentos vegetales y para atrapar a sus presas.

Tipos de tortuga

En la actualidad se conocen 313 especies y 200 subespecies. La biodiversidad de estos reptiles, que llevan poblando la Tierra desde hace más de 220 millones de años, es muy variada y va desde pequeñas tortugas de agua, que habitan en lagos y estanques, hasta enormes especies de tierra y de mar.

Muchas de estas especies, a pesar de la cantidad de años que pueden llegar a vivir, se encuentran hoy en peligro de extinción por diversos motivos. Por lo tanto, si estás considerando adquirir una tortuga como mascota, es importante que averigües su origen y te abstengas de ejemplares protegidos. Ten en cuenta también que no todos los tipos de tortuga son adecuados para tener en el hogar.

Las especies tropicales requieren un gran esfuerzo en cuanto a cuidados, eso hace que no sean adecuadas para inexpertos. Una buena opción son aquellas fáciles de mantener, como la tortuga pintada o la tortuga de orejas rojas ambas especies de agua, y la egipcia o la mediterránea, que son terrestres.

schildkröte
schildkröte

¿Dónde viven las tortugas?

Las tortugas pueden encontrarse en todos los continentes, pero alejadas de los polos. Aquí viven tanto en bosques tropicales, lagos y estanques como en desiertos, zonas de aguas salobres y mares. Las especies de agua habitan en lagos, estanques y ríos, mientras que las tortugas de tierra viven en zonas que pueden llegar a ser muy áridas.

La crianza de las tortugas

Cómo cuidar una tortuga de tierra

Las tortugas de tierra suelen ser bastante pequeñas y lentas, sin embargo, les encanta explorar y para ello necesitan bastante espacio. Por consiguiente, no es adecuado mantenerlas solo en terrarios simples. Lo que estos animales necesitan es un recinto con suficiente variedad, en el cual puedan escalar, excavar y calentarse.

Para calcular el espacio mínimo que necesitan estas especies, debes multiplicar por cinco la longitud del caparazón, tanto para el largo como para el ancho del terrario. Ten en cuenta que cuanto más crezca el animal, más espacio necesitará. Para la correcta instalación debes tener en cuenta cuatro aspectos básicos:

  • El suelo:el suelo del terrario debe equiparse con un sustrato que no produzca polvo, para evitar la irritación del tracto respiratorio. Puedes usar gravilla, arena del río o abonos naturales elaborados con cortezas, que son perfectos para estas tortugas. Como complemento puedes añadir algunas hojas o heno. Teniendo esto en cuenta, crearás un espacio perfecto para que tu reptil pueda excavar y enterrarse.
  • Una «bañera»:a las tortugas les encanta tener una opción para bañarse, la que también suelen usar como bebedero. Por eso es recomendable que sea fácil de limpiar y de cambiarle el agua. Para las pequeñas especies basta con un pequeño cuenco.
  • Opciones para esconderse:en su hábitat natural, las tortugas buscan escondites para descansar y dormir. Por lo que este tipo de guaridas también ha de estar disponible en su nuevo hogar.
  • El comedero:dado que las tortugas son animales de costumbre, les gusta comer siempre en el mismo lugar. Por eso es aconsejable que elijas un lugar adecuado en el cual ponerles cada día la comida fresca.

 

En su entorno natural, las tortugas de tierra suelen ser solitarias y no necesitan compañía. Sin embargo, puedes tenerlas en pareja o pequeños grupos, pero debes tener en cuenta que el sexo de las tortugas no puede determinarse con exactitud hasta pasados unos años. En grupos con varios machos suele crearse tensión y rivalidad. Para evitar esto y teniendo en cuenta que las tortugas son bastante longevas, puedes optar por adquirir tortugas adultas. Los grupos formados por varias hembras, y un solo macho, son ideales para una convivencia en armonía.

Otro dato importante para tener en cuenta sobre las tortugas de tierra es la hibernación, aunque esta no afecta a todas las especies. Mientras que las especies europeas buscan un lugar para esconderse y pasar el invierno, aquellas que se encuentran en climas más cálidos, como por ejemplo Marruecos, están activas incluso durante los meses más fríos del año.

Las tortugas de tierra europeas invernan, según las condiciones meteorológicas, entre finales de octubre y noviembre, y no salen de la hibernación hasta que el clima esté más cálido. Si tu mascota está enferma es recomendable evitar o retrasar el proceso. Si estás pensando en adquirir uno de estos ejemplares, deberías hacerlo antes de agosto, ya que la preparación para el aletargamiento comienza en septiembre.

Tres meses antes de la hibernación, debes examinar a tu tortuga para detectar parásitos y enfermedades. Para ello basta con que lleves una muestra de heces a un veterinario especializado. Esta prueba es de vital importancia, ya que estos reptiles no suelen sobrevivir el aletargamiento de estar enfermos o débiles. En caso de que sea necesario puedes retrasar un poco la hibernación para que tu tortuga coja fuerzas.

En casos de cría en libertad, no hay necesidad de tanta preparación para la hibernación. Sin embargo, en los terrarios, se deben reducir las horas de luz a cuatro por día (esto varía según la especie) con un mes de antelación. También es importante que la temperatura por la noche sea fresca, así los reptiles reducirán la ingesta de alimento, y en algún momento dejarán de comer por completo.

Si tienes a tus tortugas en un terrario, debes regular la temperatura y reducir las horas de luz antes de que comiencen a buscarse un lugar para invernar. Ten en cuenta que estas varían según la especie. Durante los tres a cinco meses que estos animales hibernan, se les puede molestar como mucho dos veces, para pesarlos y asegurarse de que todo vaya bien.

Cómo cuidar una tortuga de agua

Debido a su reducido tamaño, las tortugas de agua son perfectas para criarlas en terrarios. No obstante, estos deben ser grandes. A algunas especies las puedes tener en el estanque de tu jardín en los meses de verano, y ponerlas a invernar en casa.

En caso de que te plantees comprar una tortuga pintada, que llegan a crecer de 10 a 15 cm, un acuario de 80 cm es suficiente. Sin embargo, otras especies necesitan de acuarios más grandes. El comerciante de tortugas te puede informar sobre esto con exactitud.

El acuario debe tener diversidad y oportunidades para que las tortugas de agua puedan tanto tomar el sol, como esconderse. Para esto es bueno equiparlas con islas flotantes, rocas o maderas, así como plantas que no sean tóxicas. El oxigenador y los filtros garantizan una buena calidad de agua, mientras que los tubos fluorescentes para acuarios proporcionan la luz y la calidez idónea para estos animales.

schildkröte

¿Qué comen las tortugas?

Las tortugas de tierra son vegetarianas y su menú consta de hierbas silvestres, fruta y verdura. Si las tienes en el exterior, se alimentarán de las incontables plantas que crecen en el jardín o en el huerto. Teniendo en cuenta que las tortugas disfrutan con una dieta variada, puedes añadirle algo de verdura. Debido a su contenido de azúcar de fructosa, la fruta es mejor ofrecerla solo en ocasiones especiales.

schildkröte

Aunque las tortugas comen heno, lo que más les gusta es la comida fresca. Por eso deberías ofrecerles siempre hierbas frescas o lechuga, incluso en invierno. Puesto que la lechuga comercial tiene un alto contenido de pesticidas, lo mejor es optar por una cosecha propia.

Para asegurar que tu tortuga asimila suficiente calcio, es bueno que le des cáscaras de huevo, polvo de cal o huesos de sepia sin tratamiento químico.

Las tortugas de agua tienen una alimentación bastante diferente. Se nutren con alimento vivo o congelado a base de caracoles, babosas, lombrices, gusanos, saltamontes y grillos. Sin embargo, también puedes darles peces de agua dulce (como el eperlano), pequeños ratones o ratas, cucarachas, cochinillas y mariscos. Las lentejas de agua, las algas y los nenúfares son idóneos para complementar su dieta.

Los huesos de sepia también son perfectos para suplir la necesidad de calcio y mantener el caparazón de estas tortugas sano. Sin embargo, debes ofrecer la cal siempre por separado y asegurarte de no espolvorearla en la comida, ya que esto puede causar una sobredosis y provocar enfermedades. Si alimentas a tu tortuga de agua con peces enteros, es decir con la piel, las espinas y las vísceras, la necesidad diaria de calcio y vitaminas debería estar cubierta. Las tortugas saben cuándo su nivel de calcio es bajo, por lo que, si les proporcionas huesos de sepia, podrán satisfacer esta carencia por sí solas.

¿Cuánto vive una tortuga?

Si estás pensando en adquirir una tortuga para tener en casa, debes considerar que una tortuga de tierra pequeña puede llegar a vivir hasta los 70 años, y una de tamaño mediano incluso hasta los 120. Aunque las tortugas de agua no llegan a hacerse tan mayores, siguen siendo longevas y no son adecuadas para tenerlas «solo por un par de años».

Dónde comprar tortugas

Cuando decidas comprarte una o varias tortugas, asegúrate de adquirirlas en criaderos domésticos de confianza o en una protectora de animales, para así proteger las especies silvestres. En estos lugares puedes pedir consejo sobre los cuidados y observar cuál es la mejor manera de criar a estos reptiles. También sabes que, si tuvieras alguna duda, siempre puedes volver a contactar al criador.

Como estos animales son bastante longevos, podrías adquirir una tortuga que ya tenga unos cuantos años. Las ventajas de esto es que ya podrás saber con exactitud cuál es su sexo y cómo se comporta. Si estás buscando uno o varios de estos reptiles, las tortugas adultas de los refugios de animales son una excelente opción.

Dado que algunas especies invernan, es importante que, si planeas adquirir una tortuga con esta capacidad, lo hagas en primavera, y como muy tarde en el mes de agosto.

Artículos relacionados
Recomendaciones de productos

Artículos más leídos

Peces de acuario: las diez especies favoritas

La tenencia de peces ornamentales está en auge, y no es de extrañar, pues la visión del colorido mundo acuático y sus tonalidades en tu propia sala de estar es fascinante, además de tener un efecto tranquilizador y relajante. ¿Pero cuáles son los peces de acuario ideales para ti? Aquí te presentamos las diez especies de peces de agua dulce favoritos.

Las tortugas

Lo fascinante de tener una tortuga como mascota es que son una de las especies vivas más antiguas. A pesar de no ser animales cariñosos, con una tenencia adecuada te pueden acompañar durante muchos años. En este artículo encontrarás toda la información sobre las tortugas y la correcta crianza en casa.