La mejor alimentación para gatos de exterior

Alimentación para gatos de exterior

La mejor alimentación para gatos de exterior

No todos los gatos son iguales. Por ejemplo, aquellos que viven la mayor parte del tiempo fuera de casa tienen unas exigencias nutricionales diferentes a los que viven en el interior. Si a esto añadimos otras variables como la raza o la edad, encontrar la comida perfecta para tu gato puede resultar complicado. Los gatos que viven en el exterior deberían seguir una dieta específicamente elaborada para satisfacer las necesidades de su alta actividad física.

Libertad para explorar

No importa si tu gato sale al jardín durante un par de horas diarias o si se pasa todo el día y toda la noche fuera de casa: los gatos de exterior necesitarán estar físicamente preparados para afrontar el frío, calor, lluvia o viento que se puedan encontrar. Por otra parte, los gatos de exterior pueden cruzarse con otros animales durante sus exploraciones diarias, lo que significa que necesitan tener un sistema inmunitario bien fuerte para estar protegidos ante posible contagio de otras enfermedades. El cuerpo de tu gato es capaz de hacer frente a pequeñas lesiones por sí solo, pero para ello necesita estar bien nutrido. Los gatos que les gusta explorar suelen hacer varios kilómetros al día, por lo que requieren una alimentación de elevado valor energético para cubrir estas necesidades nutricionales.

La comida con la que alimentas a tu gato de exterior debe abarcar todas estas exigencias. Por suerte, existen muchos tipos de comida que han sido elaborados especialmente para gatos que pasan la mayor parte del tiempo al aire libre. Estos alimentos suelen tener un nivel proteico elevado para que tu gato mantenga su musculatura fuerte. Además, la proteína tiene la ventaja de ser la principal fuente de energía de los gatos, ya que estos son carnívoros por naturaleza. Cualquier comida que compres para tu gato debería tener una gran cantidad de carne, además de un equilibrio adecuado de vitaminas y minerales para que tu gato se mantenga sano y pueda plantar cara a las infecciones. Las vitaminas, los antioxidantes y los prebióticos pueden servir de gran ayuda para estimular el sistema inmunitario de tu gato. Muchos alimentos para gatos de exterior se encuentran enriquecidos con vitamina B que ayuda a que tu minino tenga un pelaje sano. También es común que se les añadan ingredientes funcionales que favorezcan la salud de sus articulaciones y dentadura. Además, estos alimentos deberían incluir taurina, un aminoácido esencial para el organismo de los gatos, ya que estos son incapaces de producirlo en cantidades suficientes.

Identificar la alimentación correcta

Si estás buscando la comida más adecuada para tu gato, debes asegurarte de que su composición se adecúe a su esencia carnívora.

La presa del gato por naturaleza es el ratón. Si analizas la composición nutricional del ratón, comprobarás que está formado por un 85 % de carne y solo de un 5 % de componentes vegetales, los cuales proceden de su tracto digestivo. Si analizamos su constitución en profundidad, descubrimos que un ratón posee entre un 50-60 % de proteína, un 20-30 % de grasa y un 3-8 % de carbohidratos. De manera que, si tomamos el ratón como ejemplo a seguir en el tipo de dieta, la alimentación de tu gato deberá ser rica en proteínas, poseer una cantidad moderada de grasas y muy pocos carbohidratos.

Es esencial que tu gato tome elevadas cantidades de carne para su salud, sin embargo, solo puede digerir una dosis de carbohidratos limitada. Asimismo, los subproductos vegetales y animales deberían aparecer en cantidades muy pequeñas. Aunque los gatos necesiten vísceras en su dieta, si la etiqueta del producto contiene el término «carne y subproductos de origen animal» puede esconder muchos tipos de subproductos, como algunos órganos que no querrías que tomase tu gato, por ejemplo, el hígado, el bazo, los cuernos o el pelo.

Aunque todavía no se conocen los efectos de los potenciadores de sabor y de los conservantes en el organismo de tu minino, ten presente que los aditivos artificiales son los causantes de alergias en algunos gatos. Por desgracia, estos ingredientes se encuentran presentes en la mayoría de las comidas para gatos. El azúcar es otro componente que no debería formar parte de la alimentación de tu mascota, ya que puede sobrecargar sus riñones y desarrollar diabetes.

Comida cruda y la que cocinamos nosotros mismos

Si eres el típico al que le gusta preparar la comida de su gato en casa, no creas que eres el único. La dieta ACBA (Alimentación Cruda Biológicamente Apropiada), con la que se alimenta a los gatos a base de carne cruda y vísceras, junto con suplementos nutricionales artificiales o naturales, se está convirtiendo en una práctica cada vez más común entre los dueños de perros y gatos. Al preparar la comida de tu gato por ti mismo sabrás qué hay exactamente en ella, lo que resulta muy útil en el caso de que tu gato tenga alergias o intolerancias alimentarias. Sin embargo, es importante que tengas en cuenta las necesidades nutricionales específicas que tu gato requiere si estás pensando en que inicie una dieta BARF o una basada en comida hecha por ti mismo. De manera que, infórmate primero y no olvides hablar con tu veterinario con antelación.

Agua

Cuando se trata de la nutrición de tu gato, no solo debes prestarle atención a la comida. Los gatos se clasifican generalmente como «animales del desierto», puesto que adquieren la mayor parte de su hidratación diaria a partir de los alimentos y apenas beben directamente de su cuenco. Sin embargo, alimentar a tu gato con pienso puede plantear un problema, ya que este se puede deshidratar si no se le estimula a beber más. Mientras que la comida húmeda para gatos puede contener hasta un 80 % de agua, el pienso seco solo tiene como mucho un 8 %. De media tu gato debería beber 45 ml de agua por cada kilo de su peso corporal, por lo que un gato de 5 kg necesita 225 ml de agua al día. Es esencial controlar la cantidad de agua diaria que tu gato bebe y animarle a beber más si no llega al mínimo recomendado.  Los gatos prefieren el agua fresca, por lo que una buena opción sería la de las fuentes de agua para gatos. Puedes dejar varios cuencos con agua dentro de casa o por el jardín para que tu gato tenga agua a su disposición siempre que necesite beber.

Como puedes ver, no es tan complicado alimentar correctamente a tu gato de exterior. ¡Buen provecho!

Nuestros artículos más útiles

Diabetes en gatos – Todo lo que necesitas saber

Al igual que las personas, los gatos pueden padecer varias enfermedades hereditarias o dolencias relacionadas con la alimentación. Algunos requieren de asistencia veterinaria combinada con una nutrición adaptada. Una enfermedad felina cuyo éxito de tratamiento depende de una alimentación apropiada para la especie, es la diabetes felina. La diabetes en gatos o diabetes mellitus felina, es una enfermedad seria. El diagnóstico es una desagradable sorpresa para cualquier amante de los gatos. A pesar de ser más frecuente de lo que se cree, muy pocos han oído hablar de esta enfermedad. ¿Qué es la diabetes felina? ¿Cuáles son las causas? ¿Cómo es una alimentación correcta para poder apoyar el tratamiento?

Taurina para gatos

La taurina es conocida por muchos, sobre todo por su relación con las bebidas energéticas. A continuación, te contamos por qué la taurina es tan importante para los gatos.