19 Abril 2018 - Actualizado 18 Enero 2019

¿Tener perro o gato?

Tener perro o gato

¿Amante de los perros o de los gatos? Ya no hay por qué elegir un bando u otro, pero lo que sí es cierto es que ambos son sumamente distintos en cuanto a sus características y necesidades. Decidir cuál de ellos es la mejor mascota es casi imposible, pero sí podemos pensar en cuál se adapta mejor a nuestra familia o en cómo es el día a día de los dueños de los perros o de los gatos. ¡Descubre qué aspectos tener en cuenta para decidirte!

La historia

El perro suele ser considerado el mejor amigo del hombre, ¡y lleva muchos años siéndolo! Aunque los investigadores no se ponen de acuerdo sobre cuándo exactamente se produjo su domesticación, una cosa es cierta: cuando nuestros antepasados dejaron de ser nómadas, comenzó la transformación de lobo salvaje a perro domesticado. Hace de 35 000 a 10 000 años, los lobos salvajes se aproximaron a los asentamientos de seres humanos; los restos de comida eran un buen motivo para mantenerse cerca de ellos. Más tarde, los humanos empezaron a tener y a criar a los lobos más mansos; los empleaban como cazadores, guardianes o animales de tiro, hasta que se convirtieron en compañeros y amigos del hombre.

También los gatos se acercaron al ser humano voluntariamente: las despensas y graneros por los que merodeaban los roedores y parásitos eran un auténtico paraíso. Al principio no se los veía con buenos ojos, pero pronto se descubrió su utilidad como cazadores de estos animales. La momia felina más reciente data de hace 9500 años y procede de Chipre; también, en el antiguo Egipto, los gatos eran preciados animales de compañía. Si lo comparamos, hasta su domesticación, el perro ha pasado bastante más tiempo que los gatos junto al hombre.

La forma de vida

«Los perros tienen dueños; los gatos tienen sirvientes». Esta cita no puede ser más cierta; los gatos son independientes por naturaleza, cazan solos y están acostumbrados a valerse por sí mismos. A diferencia de los perros, son cazadores solitarios. Aunque en determinadas situaciones se unan a una manada, viven y cazan principalmente solos. A fin de cuentas, la presa del gato es tan pequeña que apenas podría dividirse entre varios cazadores. En caso de que formen parte de un grupo, no hay ninguna jerarquía establecida. En la comunidad felina, quién asume el mando y quién no depende del momento y del lugar. Este modelo de sociedad también se ve reflejado en los gatos que forman parte de una familia de personas.

Saben valorar a sus compañeros humanos y disfrutan de las caricias de vez en cuando. Sin embargo, para ellos, el tener una familia no es tan importante como para los perros porque saben que ¡se las apañan muy bien solos! Las personas que tienen gato deben estar dispuestas a darles algo de espacio. Los gatos saben perfectamente, por ejemplo, cuándo quieren mimos y cuándo no. No obstante, sí son capaces de aprender normas: no hay comida cuando los humanos están sentados a la mesa y hay que usar el arenero para lo que corresponde.

Por el contrario, el perro es un animal de manada. Rara vez sobrevive por sí mismo si se encuentra solo en la naturaleza. La existencia de jerarquía dentro de una manada es indiscutible: viven y cazan como grupo familiar, cada uno de los miembros de la manada desempeña tareas concretas y se somete a la jerarquía preestablecida. Por esta razón, los perros buscan el elemento alfa también dentro de su familia humana, de manera que se puede apreciar una jerarquía. Quien quiera tener un perro, debe poder proporcionarle seguridad y esta pasa por una buena educación; contratar los servicios de un adiestrador puede ser una solución adecuada para los cachorros. Según el carácter y la raza del perro, su educación puede requerir tiempo y energía.

Las necesidades

Durante mucho tiempo se ha tenido la idea preconcebida de que los gatos son animales que requieren pocos cuidados y a los que les gusta quedarse solos en casa mientras las personas realizan sus actividades diarias, esto es cierto solo en parte. Aunque un gato no tenga la necesidad de estar entretenido todo el rato, es un cazador nato y como tal requiere un entorno estimulante y variado: los lugares para arañar, esconderse o trepar, como los rascadores, le dan la oportunidad de jugar como un verdadero felino. ¡El contacto con las personas también forma parte de la vida felina! No es bueno dejar a un gato solo demasiado tiempo, aunque tenga un compañero. Aparte de esto, un gato es relativamente fácil de cuidar, si se compara con otros animales de compañía.

Los perros tienen un vínculo más fuerte con su familia humana. Son pocos los canes que permanecen horas y horas solos; mientras que los gatos no necesitan a nadie a la hora de hacer sus necesidades, los perros necesitan a alguien que los saque a pasear varias veces al día. Dependiendo de la raza, hay perros que necesitan más ejercicio y juegos y a los que les gusta caminar durante más tiempo. Quien quiera convivir con un perro, tiene que disponer del tiempo suficiente para todas estas actividades.

La decisión

Escoger si es mejor tener perro o gato no es sencillo. A menudo puede ayudar analizar nuestra situación y nuestro día a día: ¿qué tamaño tiene nuestra casa?, ¿cuánto tiempo vamos a poder dedicar al animal?, ¿qué carácter nos gusta más, el de un gato independiente o el de un perro de manada? ¡Quizá nuestras secciones de artículos de razas de perro y de razas de gato te ayuden a decidir!

Artículos más leídos

¿Es una buena idea dormir con el gato?

Entre los amantes de los gatos, es habitual dejar que nuestros mininos duerman en la cama. Sin embargo, existen opiniones contradictorias acerca de que los gatos compartan el lecho con las personas. En este artículo queremos exponerte los pros y los contras para que reflexiones con qué punto de vista simpatizas más y elijas el modo de actuar con tu pequeño tigre.

Rascadores para gatos

Los rascadores son un accesorio necesario para los gatos de interior y para aquellos que salen al exterior es una alegría tener la opción de desfogarse en casa. Estos bigotudos son muy curiosos y aventureros y siempre están a la búsqueda de nuevos desafíos. Por lo tanto, un rascador adecuado es esencial.

¿Gatos de interior o de exterior?

A la hora de elegir un gato, no solo se ha de tener en cuenta la raza, la edad o el carácter del felino, sino también qué tipo de estilo de vida se le va a dar. ¿Qué ventajas tiene dejar que tu gato disfrute de la naturaleza?, ¿los gatos de interior viven más tiempo que los de exterior? ¡Descubre las ventajas y desventajas de ambos modos de vida!