El lenguaje de los gatos

El lenguaje de los gatos

Es normal que a las personas que pasan mucho tiempo con su amigo felino les entren ganas de entender el idioma de este, que se clasifica en verbal y no verbal. Este último es el lenguaje corporal del gato, que se limita sobre todo a las diferentes posiciones de la cola. A veces parece que, con cualquier expresión, verbal o no verbal, nuestro minino quiere comunicarnos que quiere comida. Aquí te presentamos unas cuantas características del lenguaje de los gatos.

El lenguaje corporal felino: posiciones de la cola

Si el minino mantiene la cola levantada y la punta tiene una ligera curvatura, ¡felicidades, es una señal de que tu bigotudo está muy bien! Sois mejores amigos y tu gato es feliz.

Sin embargo, si tu pequeño felino golpea nervioso el suelo con la cola, puede que, por alguna circunstancia, tiene dolores y puede que sea conveniente que acudas a un veterinario. A continuación, te nombramos otras señales para tener en cuenta referente a la interpretación del lenguaje no verbal del gato:

  • Si tu minino sacude la cola de vez en cuando es señal de
  • Si el pelaje en la cola está erizado, es un indicio de que tu bigotudo está muy alterado o de que se siente Con esto está intentando parecer más grande de lo que en realidad es, y así poder espantar a supuestos o reales adversarios.
  • Cuando la cola de tu felino vibra con suavidad significa que o bien está entusiasmado o que está a la espera de algo, por ejemplo, una golosina. O puede ser que esté contento de verte y es probable que se contente porque sabe que tiene posibilidades de recibir una apetitosa golosina.
  • Si tu gato está apoyado en el suelo sobre la parte posterior del cuerpo y estira su parte trasera y la cola en el aire es una señal de una extrema agresión y una posición de autodefensa. Puedes tranquilizarlo con caricias, pero ten en cuenta que si le acaricias demasiado tiempo en el mismo lugar puedes sobreestimularlo.
  • Si tu minino sostiene la cola con un ligero ángulo, de aprox. 45 grados de su cuerpo, puede indicar un poco de agresividad o que acaba de asustarse por algo. Es posible que solo esté verificando si se acerca un amigo o enemigo.
  • Cuando mueve la cola por detrás de su espalda, el bigotudo comprueba si detrás de él se encuentra un enemigo.
  • Si tu amigo felino inclina la cola hacia el suelo es un indicio de que acaba de llevarse un buen susto o de que se siente culpable por algo.
  • Si aprieta su cola entre sus patas es que tiene miedo de algo o alguien, con o sin motivo. Indica inseguridad e incluso una leve sumisión. También podría indicar culpabilidad porque sabe que ha hecho algo que su humano no aprobaría.
  • Si tu gato mueve la cola de un lado al otro, es probable que esté enfadado. También puede que quiera jugar contigo. Las circunstancias ayudan a entender cuál de estas opciones es la que aplica en cada momento.

Si tu felino está de mal humor es mejor que lo dejes tranquilo hasta que esté de mejor humor.  Si por el contrario quiere jugar, puedes entretenerlo con un juguete para gatos adecuado, como una caña o un ratón para jugar.

Los expertos recomiendan pasar una cuarta o una tercera parte del día jugando con tu bigotudo. Esto se debe a que, si el gato se pasa casi todo el día durmiendo y comiendo es que es muy probable que no tenga demasiados desafíos. Y un gato aburrido no es un gato feliz. Sin embargo, muchos de los que tienen gatos no tienen tanto tiempo para entretener a su minino debido a elevadas horas de trabajo u otras responsabilidades, y sus gatos están bien. Si pueden salir al exterior (por ejemplo, a un jardín seguro para gatos) y darle rienda suelta a sus instintos naturales de caza, entonces estarán satisfechos a pesar de que no les puedas dedicar tanto tiempo.

Mi gato me roza con su nariz

Se supone que el gato marca a su humano favorito con su olor con este comportamiento cariñoso. Lo que está claro es que se trata de un comportamiento amigable hacia las personas.

Entender el idioma de los gatos: las orejas y los ojos

Cuando las orejas están posicionadas hacia delante, atentas, y los ojos bien abiertos, significa que el gato está listo para jugar o cazar. Si las orejas están posicionadas hacia delante y los ojos entrecerrados, es una señal de que el felino está satisfecho y relajado. Si los ojos están muy abiertos y las orejas pegadas a la cabeza es que está preparado para atacar o tiene miedo.

Significado de los sonidos del gato

Los gatos pueden hacer hasta cientos de sonidos diferentes, que pueden ser sonidos de emoción, llamada y confort. En general, el lenguaje verbal de los mininos va relacionado con el lenguaje corporal. A menudo, los elevados llamamientos a los humanos tienen la finalidad de que estos hagan algo específico. Los gatitos están en contacto con su madre mediante la emisión de sonidos. La gata madre los emplea para educar a sus crías, por ejemplo, a través de ciertos sonidos avisa a sus pequeños de los peligros potenciales. También emite un sonido específico cuando ha cazado una presa. Estas llamadas se intensifican cuanto mayor o más peligrosa sea la presa.

De este sonido se deriva un ruido que el gato hace a veces, cuando tiene uno de sus juguetes favoritos entre las patas o cuando ha cazado un ratón y se lo lleva a casa a su humano. Es un reclamo por conseguir elogios de su persona favorita, a quien le lleva la presa. El ratón que ha sido cazado para el humano es una expresión de amor o de orgullo (¡Mira, soy un cazador estupendo!). Ten en cuenta que le harás un gran favor a tu querido amigo felino si lo elogias por la actuación de caza.

Otra parte del lenguaje de los gatos son los típicos maullidos. Estos pueden ser tanto saludos como demandas hacia el humano para que haga algo que el gato quiere. Por ejemplo, puede significar que quiera que le acaricies, que le des una golosina, que juegues con él o que le des mimos.

¡Descubre la gran selección de productos para gatos en la tienda online zooplus!

Nuestros artículos más útiles

¿Es una buena idea dormir con el gato?

Entre los amantes de los gatos, es habitual dejar que nuestros mininos duerman en la cama. Sin embargo, existen opiniones contradictorias acerca de que los gatos compartan el lecho con las personas. En este artículo queremos exponerte los pros y los contras para que reflexiones con qué punto de vista simpatizas más y elijas el modo de actuar con tu pequeño tigre.

Trabajar desde casa con gatos

En tiempos de crisis, como durante la epidemia del coronavirus, es muy importante tener un lugar para trabajar desde casa. Cada vez son más las empresas que facilitan poder trabajar desde casa o tener flexibilidad horaria. También los autónomos o los profesores, que se preparan para sus clases, pasan mucho tiempo en el escritorio, y no lo hacen solos. Muchas personas comparten su oficina en casa con un felino. ¿Cómo es posible trabajar desde casa con gatos? ¡Te damos unos cuantos consejos!