Cómo hacer una casa para gatos: trucos y consejos

Cómo hacer una casa para gatos

En una casa para gatos hecha por ti mismo, tu gato estará en la gloria.

No solo hay casetas para proteger a los perros del mal tiempo, sino también a los gatos. Los aficionados al bricolaje pueden construir una ellos mismos. En este artículo te explicamos cómo hacer una casa para gatos.

¿Para qué sirve una casa para gatos?

Las casas para gatos ofrecen a los gatos de exterior un refugio para el mal tiempo, p. ej., si su cuidador no está mucho en casa y el gato no puede entrar cuando quiera. También sirven para cuando no se puede instalar una gatera.

Además, de estas casas no solo se beneficia al gato propio. Hay gente que cuida a los gatos callejeros que aparecen con mayor o menor frecuencia por su casa buscando comida.

Sobre todo las gatas que acaban de parir agradecen una guarida donde cuidar a sus crías sin que las molesten.

¿Por qué construir una casa para gatos?

Las casas para gatos también se pueden comprar ya hechas. Sin embargo, si la haces tú mismo, la puedes adaptar a tu entorno. Además, es una actividad superdivertida para los aficionados al bricolaje.

Si te ahorrarás dinero o no ya es otra cosa. El coste de construir una casa para gatos depende en gran medida del equipamiento y el material utilizado.

Planificación de una casa para gatos

Una casa para gatos es, básicamente, un ortoedro con paredes de madera, un techo encima, una entrada y una ventana. La casa no debe ser demasiado grande, pero tampoco demasiado pequeña.

¿Qué tamaño debe tener una casa para gatos?

Si quieres construir una casa para gatos, primero piensa cómo debe ser de grande. Unas medidas adecuadas para el cuerpo es una superficie de base de 780 por 430 milímetros y una altura de 460 milímetros. El factor del aislamiento también es importante a la hora de calcular el tamaño. Si la casa tiene que ser calentita, necesitará paredes relativamente gruesas.

Otro punto de referencia: el espacio interior de un transportín es demasiado justo. Mide el transportín y añade entre 15 y 20 centímetros más en todas las direcciones. Así, el tamaño será confortable.

¿Cómo se aísla una casa para gatos?

Lo principal es que la casa proteja a su habitante peludo del frío. Por eso, es imprescindible aislar las paredes.

Lo mejor es utilizar una capa de espuma dura (por ejemplo, poliestireno expandido) entre las dos capas de madera contrachapada. Para que el calor se mantenga, también hay que evitar que aparezcan puentes térmicos en el techo y la ventana.

Materiales robustos

Primero hay que decidir si se colocará en un lugar protegido de la intemperie, como en una terraza, o si estará expuesta a la lluvia y la nieve.

Si estará protegida de la lluvia, puedes utilizar un tablero horizontal como techo y revestirlo de felpa. Así, el gato podrá repantingarse al sol.

En cambio, si la casa estará a la intemperie, deberás revestir el techo con cartón asfaltado. De lo contrario, no resistirá mucho tiempo. En estos casos, también es recomendable que el techo no sea plano, sino achaflanado o a dos aguas. Así, la lluvia y la nieve se pueden evacuar.

Patas estables

Sería ideal que la casa no repose directamente sobre el suelo para que no se enfríe tan rápido. Por eso, conviene dotarla de patas. Otra ventaja de elevar la casa sobre patas es que los ratones y otros animales no podrán entrar tan fácilmente.

Cómo hacer una casa para gatos
Para que la casa para gatos no se enfríe, debe reposar sobre pies.

Limpieza rápida y sencilla

El techo de la casa se debe poder abrir o extraer. A veces tendrás que espantar a visitantes no deseados o limpiar la casa por dentro. También es conveniente instalar una placa extraíble en el suelo con una funda blandita. Si un día orina un huésped extraño en la casa, el percance se puede solucionar fácilmente.

Que no falten las ventanas

A los gatos les encanta estar protegidos y mirar por la ventana. Por eso, la casa debe tener una, a poder ser en el lado estrecho y alejado de la entrada. Se pueden comprar ventanas de doble acristalamiento ya hechas o fabricarlas con dos capas de cristal acrílico.

¿Gatera sí o no?

Colocar una gatera en la entrada tiene sus ventajas para el aislamiento térmico. Sin embargo, a muchos gatos no les gustan y no se atreverían a entrar.

Manta térmica eléctrica

Si quieres que la casa sea calentita y acogedora, deberás equiparla con una manta térmica eléctrica. Insértala en una funda blandita y colócala en el suelo de la casa.

La manta requiere una conexión de corriente de 230 V, pero la fuente de alimentación previene tensiones peligrosas en el interior. Con un consumo de unos 12 W, esta calefacción apenas se nota en la factura.

¿Qué herramientas necesito para hacer una casa para gatos?

Otro aspecto sobre cómo hacer una casa para gatos son las herramientas. Además de las generales, como un taladro, destornilladores y una sierra de mano pequeña, también necesitarás:

  • Una sierra circular de mesa para cortar las paredes de la casa con precisión
  • Una sierra de vaivén para serrar las aberturas para la ventana y la puerta
  • Un cúter para cortar las capas de espuma dura
  • Una grapadora para fijar la funda al suelo o al techo
  • Un cepillo de carpintero para pulir los bordes del cubo de madera. Si es necesario, también se puede utilizar papel de lija con un bloque de madera.

Consejo: pide prestadas las herramientas o alquílalas
No en todos los hogares hay sierras circulares, sierras de vaivén o grapadoras, pero muchas tiendas de bricolaje las alquilan. Si lo planificas todo bien, puedes pedirles que te corten ellos las piezas.

Material para la casa para gatos

Otra cuestión importante sobre cómo hacer una casa para gatos es la elección del material. ¿Qué material se necesita para construirla? Esto es lo que debe figurar en la lista de materiales:

  • Madera contrachapada encolada con un grosor de 18 mm para las paredes exteriores del cuerpo, el suelo y el techo
  • Capas de espuma dura con un grosor de 20 mm para el aislamiento
  • Listones de madera cuadrados con un grosor de 20 mm para la distancia entre la pared exterior y la interior
  • Madera contrachapada encolada con un grosor de 6 mm para las paredes interiores del cuerpo
  • Pies de mueble o bloques de madera cuadrados de 50 x 50 mm para fabricar los pies
  • Listones de madera con perfil en L para la ventana y la entrada
  • Placas de cristal acrílico con un grosor de 4 mm para la ventana
  • Funda de pelo artificial para el suelo y, si es necesario, para el techo
  • Cartón asfaltado para el techo resistente a la intemperie
  • Barniz o pintura para madera para las superficies exteriores
  • Manta térmica eléctrica para la calefacción
  • Ferretería, como clavos, tornillos, tacos de madera, cinta adhesiva de doble cara y cola para madera

En los puntos que no se verán, como la base del cuerpo o el tablero del tejado, puedes elegir tableros conglomerados más económicos (OSB).

Cómo hacer una casa para gatos: instrucciones en 12 pasos

Aquí tienes unas breves instrucciones sobre cómo hacer una casa para gatos. El diseño exacto depende de tus ideas y deseos, así como de las condiciones del lugar de instalación. Por eso, hemos prescindido de darte indicaciones exactas sobre las dimensiones.

  1. Monta el cubo (sin tejado) a partir de los paneles de madera contrachapada. Atornilla o encola las partes.
  2. Coloca un listón de madera rectangular en cada esquina del cubo y en los bordes superiores.
  3. Corta las placas de espuma dura de manera que encajen perfectamente en el espacio entre los listones.
  4. Corta trozos de madera contrachapada de 6 mm que cubran exactamente la superficie de las placas de espuma y los listones circundantes. Fija estos trozos con clavos a los listones. Ahora ya tienes un cubo abierto por arriba con paredes aisladas.
  5. Corta una superficie de tejado de madera contrachapada o tablero aglomerado que cubra el cubo por arriba y sobresalga 5-10 cm por el borde. Fija un cuadrado de 20 mm en la parte inferior del tejado que coincida con la abertura superior del cubo. Corta una placa de espuma dura que encaje a la perfección en este cuadrado. A continuación, corta un tablero delgado de madera contrachapada que cubra la placa de espuma y los listones. Ahora ya tienes el tejado, en cuya parte inferior hay un artesón de madera aislado térmicamente.
  6. Si necesitas un tejado resistente al clima, fija cartón asfaltado a la placa de madera. Si la casa está protegida contra la intemperie, puedes cubrir el tejado con pelo artificial. Para ello, utiliza cinta adhesiva de doble cara, dobla el tejido por los bordes y grápalo a la parte inferior del techo.
  7. Corta una tabla de madera contrachapada de 18 mm o tablero aglomerado que corresponda a la superficie interior del cubo con un centímetro sobrante en cada lado. Cúbrela con pelo artificial, fijándolo con cinta adhesiva de doble cara y una grapadora. Esta tabla es el suelo interior de la casa.
  8. Corta los huecos rectangulares de la ventana y la entrada en el cubo con la sierra de vaivén. Tamaño propuesto: 200 x 200 mm para la entrada y 250 x 250 mm para la ventana. Corta maderas con perfil en L a medida para revestir las aberturas.
  9. Trata las superficies exteriores del cubo con barniz o pintura para madera. Utiliza solo productos respetuosos con el medio ambiente que no sean nocivos para los gatos.
  10. Pega una ventana de cristal acrílico a medida que encaje por dentro contra los perfiles en L, fija los perfiles al cubo y pégalos con cola para madera. Si utilizas dos láminas de cristal acrílico, estará mejor aislada y se empañará más lentamente.
  11. Atornilla los pies en la parte inferior del suelo. Si quieres utilizar bloques de madera cuadrados, fíjalos a los bordes del cubo.
  12. Si quieres instalar una manta térmica eléctrica, taladra un agujero en un punto adecuado para pasar el cable de corriente.

Alternativa: comprar una casa para gatos

Para construir una casa para gatos se necesitan varias horas, en función de la habilidad de cada uno. Empieza con este proyecto solo si realmente te gusta el bricolaje.

Nuestros artículos más útiles
6 min

¿Mi gato es feliz?

Cuando queremos a alguien deseamos que sea feliz y hacemos lo que está en nuestras manos para alimentar la felicidad de esa persona. Lo mismo sucede con nuestros fieles bigotudos, con los que compartimos el día a día. Al fin y al cabo, ellos también nos hacen felices a nosotros. Puedes estar seguro de lo siguiente: si le proporcionas a tu adorado minino una vida adecuada, conforme a su naturaleza y necesidades, estás haciendo un gato feliz. Esto incluye entretenimiento adecuado con juguetes idóneos, correspondientes a la inteligencia de la respectiva raza o naturaleza del gato en sí. Asimismo, una alimentación de buena calidad es muy importante Para tener un gato feliz también se necesita un rascador para que afile sus uñas y pueda marcar su territorio, así como uno o varios lugares para retirarse como una cueva para gatos. También las salidas diarias aportan bienestar al animal, según la raza o la naturaleza, el felino necesita de más o de menos salidas. ¡Y algo que da un extra de felicidad a la mayoría de los mininos son los mimos! Si le das todo esto a tu bigotudo estás bien encaminado para que este esté muy bien. Para tener más claridad sobre si tu felino es feliz le hemos preguntado a varios susurradores de gatos cualificados sobre cuáles son los signos de felicidad de nuestros gatitos. Las respuestas son las siguientes:
6 min

¿Es una buena idea dormir con el gato?

Entre los amantes de los gatos, es habitual dejar que nuestros mininos duerman en la cama. Sin embargo, existen opiniones contradictorias acerca de que los gatos compartan el lecho con las personas. En este artículo queremos exponerte los pros y los contras de dormir con el gato para que reflexiones con qué punto de vista simpatizas más y elijas el modo de actuar con tu pequeño tigre.
6 min

Tipos de arena para gatos

Lo primordial para que tu minino se sienta cómodo y decida usar su arenero es la arena para gatos. A continuación, descubrirás los diferentes tipos de arena para gatos y sus ventajas e inconvenientes.