Arenero para gatos: ¿cubierto o descubierto?

Arenero para gatos: ¿cubierto o descubierto?

¿Todos los areneros son iguales? La respuesta es: no. A la hora de buscar una bandeja higiénica para tu gato no solo debes elegir entre los diversos tamaños y colores disponibles, sino también decidirte por un arenero para gatos cubierto o descubierto. Veamos qué ventajas e inconvenientes tiene cada uno de ellos.

Espacio requerido para el arenero para gatos

Las bandejas higiénicas cubiertas son mucho más altas que los areneros descubiertos. La altura de las bandejas con tapa puede llegar a unos 50 cm, mientras que la de las descubiertas es de unos 20 a 30 cm. Por supuesto, este hecho no afecta al sitio que necesita un gato para hacer sus necesidades. Sin embargo, esta característica convierte a los areneros descubiertos en una opción más flexible a la hora de buscar el lugar indicado para el aseo.

No obstante, el tamaño del arenero ha de adecuarse al tamaño de tu minino. Un gato grande precisa más espacio para girar, agacharse y  escarbar que un gato pequeño. Este aspecto es importante, en especial cuando se trata de areneros cubiertos. En este caso, la cola y los bigotes del gato no pueden sobresalir de la bandeja. Si compras un aseo con tapa para tu gato, asegúrate de que sea lo suficientemente amplio.

Aspecto

No importa lo mucho que quieras a tu gato, la arena sucia nunca es agradable a la vista. Las bandejas cubiertas son más discretas que las que no tienen tapa y ocultan mejor la suciedad. Esta es una gran ventaja para los aseos que están situados a la vista de las personas. Con los areneros sin tapa uno puede observar enseguida si el gato los ha usado. Aún así, ¡esto puede motivarte a limpiar el arenero al instante!

¿El arenero para gatos huele muy mal?

Los gatos cuidan mucho su higiene, pero la utilización del arenero a menudo deja muy mal olor. Las bandejas cubiertas encierran los olores desagradables del interior e impiden que se extiendan por los alrededores. Aunque esto es agradable para las personas, no necesariamente lo es para los gatos.

Además, el nivel de higiene del arenero depende, sobre todo, de la arena empleada y de la frecuencia con la que se limpia. Existen una gran cantidad de productos que facilitan la limpieza y la desinfección de la bandeja. Para los dueños más perezosos, también existen areneros autolimpiables que requieren mucho menos esfuerzo a la hora de limpiarlos.

Comportamiento felino

A los gatos les gusta hacer sus necesidades en privado y, aunque a las personas nos parezca obvio respetar la privacidad de nuestro minino, estos contemplan el mundo con otros ojos. A estos pequeños felinos les gusta cazar, aunque en la naturaleza ellos también son presas naturales de otros animales. Por esta razón, a los gatos les gusta sentirse seguros a la hora de utilizar el arenero. Deben tener la sensación de que pueden huir en cualquier momento. Una bandeja higiénica descubierta le permite escanear el entorno en busca de posibles enemigos y vías de escape. En cambio, los areneros cubiertos solo tienen una entrada y salida, es decir, es el único camino para huir, y este puede ser bloqueado con facilidad por posibles adversarios o compañeros felinos. No solo los gatos más asustadizos pueden sentirse encerrados o inseguros en una bandeja cubierta. En este sentido, desde el punto de vista de los gatos, es preferible un aseo sin tapa antes que uno cubierto.

Te decidas por un tipo de arenero u otro, ten en cuenta que es impresindible limpiar la bandeja higiénica, como mínimo, una o dos veces al día. En las casas en las que convivan varios gatos, se recomienda colocar varios aseos para que no haya lugar a peleas y luchas territoriales. Lo ideal sería contar con el mismo número de areneros que de gatos, y tener uno de más por si acaso, aunque los gatos que se llevan bien no suelen tener problemas para compartir una bandeja higiénica.

Nuestros artículos más útiles
Sin ninguna duda, ¡los gatitos son adorables! Tanto que muchas personas adquieren uno sin informarse bien de antemano sobre lo que supone tener un gato. Pero un lindo gatito se convierte en un gato con necesidades que te acompañará durante los próximos 15 a 20 años. La llegada de un gatito o de un gato adulto debe considerarse bien. Te contamos las 10 cosas que debes saber antes de adoptar un gato.