Degú

degú

Los degús son roedores que llegaron a Europa desde su país de origen, Chile. Allí viven en zonas abiertas y establecen pequeños pasadizos en cuevas subterráneas. Su aspecto es como una mezcla entre una rata y una chinchilla. El degú también utiliza sus patas delanteras con habilidad, como si fueran unas manos (al igual que lo hace una chinchilla o un ratón). Las uñas en sus patas les permiten escalar rocas y ramas.

Tener un degú

El degú es un animal de actividad diurna que puede llegar a vivir de 4 a 6 años. Le encanta tener contacto con los humanos y participar de forma activa en los acontecimientos. Por lo tanto, la jaula debe estar colocada en una zona abierta. No obstante, la tenencia de degús tiene un inconveniente: son roedores, no solo por su clasificación biológica, sino en el verdadero sentido de la palabra. Esto es importante tenerlo en cuenta. Los degús deben tenerse como mínimo por parejas, pues en su hábitat natural son animales de manada y conviven en grandes grupos.

degú

Jaulas para degús

Una jaula con una bandeja de plástico no resistirá mucho el instinto de los degús de roerlo todo. El instinto roedor es tan pronunciado que incluso roen el plexiglás y las láminas de chapa. Por lo tanto, hay que procurar que tanto la bandeja inferior como los clips de sujeción de la rejilla sean de metal.

Lo ideal es un terrario. Para una tenencia de entre 2-4 animales, este debe medir unos 120 centímetros de largo y al menos 50 de ancho. La altura debe estar entre 100-150 centímetros. Un terrario aguanta el intenso escarbar de los degús sin problemas. No pueden roerlo y tiene un sistema de ventilación especial que previene las bacterias. Además, muchos terrarios están equipados con un frontal deslizante, lo que facilita la instalación y la limpieza. Un acuario no es una alternativa, pues tendría que estar cubierto con vidrio en la parte superior y esto crea un bloqueo de aire y la consecuente formación de humedad. El resultado es la falta de oxígeno para los animales y la formación de bacterias.

La instalación de la jaula para degús

Antes de adquirir tus degús debes comprar los accesorios para la jaula e instalarlos dentro de esta. De esta forma les ahorras tensiones innecesarias a los animales después del transporte. Para la instalación debes usar tu creatividad para que los pequeños roedores tengan suficientes posibilidades para esconderse y trepar. Nunca pueden tener demasiados juguetes hechos de piedras y ramas. Solo debes asegurarte de que los objetos estén colocados de forma segura en la jaula para que nada pueda caerse mientras juegan y herir a uno de tus degús.

Accesorios que no pueden faltar:

  • Casitas para dormir y desde donde observar:debido al intenso instinto roedor de los degús, las casas de madera no sirven. Lo mejor es usar ladrillos y colocar una placa de piedra grande encima, por ejemplo, pizarra. Procura que el refugio que construyes sea seguro, pues los animalitos pueden hacerse daño si este se derrumba.
  • Comedero:lo ideal es un cuenco de porcelana pesado que no pueden mover o volcar. Pero tampoco debe ser demasiado pequeño para que varios degús puedan alimentarse a la vez. Poner el comedero en el suelo no es conveniente, porque a los degús les gusta escarbar y hurgar. Lo mejor es colocarlo sobre el techo de la casita para dormir, así no se ensuciará tan rápido.
  • Baño de arena:al igual que una chinchilla, el degú también necesita un baño de arena Una vez al día debería poder pasar unos 15 minutos en él. Para ello debes dejar un espacio vacío en el terrario para poner la bañera. Esta no debe estar en la jaula todo el tiempo, pues se ensuciaría muy rápido. En caso de usar una jaula con barrotes puedes hacerte con una bañera para chinchillas que se pueda fijar, pues estas tienen una tapa deslizante.
  • Bebedero:los bebederos con boquilla no son adecuados. Estos suelen ser de plástico y con la presencia de un degú se rompen con rapidez. Los bebederos de plástico duro tampoco sirven para los degús. Además, son difíciles de fijar en un terrario. Lo mejor es usar un bebedero de piedra. Es necesario cambiar el agua con regularidad y lavar el cuenco con agua caliente y sin productos de limpieza, pues la suciedad también se mete ahí.
  • Pesebre:aquí sucede lo mismo que con el bebedero. ¿Dónde puedes colocarlo en el terrario? Una idea sería delimitar una pequeña esquina con palitos, en la cual se introduce el heno. Al menos así se mantendrá medianamente limpio.
  • Lecho: lo mejor es utilizar lecho para animales pequeños común. Los degús lo usan tanto para construir pequeños nidos como para estar cómodos.

Dónde colocar la jaula

Al contrario de la mayoría de los roedores, de vez en cuando, al degú le gusta coger sol de forma directa. Lo disfruta y se estira bajo los rayos del sol. No obstante, las corrientes de aire y la música elevada, así como demasiado jaleo no le hacen bien. Sin embargo, la jaula puede ponerse en un lugar algo animado, como la sala de estar, que suele ser el lugar adecuado.

Cuidados y limpieza

Para prevenir la formación de bacterias y de moho en los restos de comida enterrados, es necesario cambiar el lecho una vez a la semana. Lava la jaula con regularidad con agua caliente y, si es necesario, combate los cultivos de bacterias existentes con un poco de vinagre. Los productos de limpieza fuertes o los desinfectantes no se deben usar. Aprovecha la limpieza de la jaula para instalar nuevas ramas y eliminar los restos de heno viejo.

Comida para degús

A la hora de comprar la comida, la regla básica es adquirir existencias para un máximo de 2-3 meses. De lo contrario, el contenido de vitaminas se reduce muchísimo. Debes acostumbrarte a un ritmo de alimentación regular. Tus degús se acostumbran a los tiempos con rapidez y estarán alegres esperando el momento.

La alimentación de los roedores debe ser adecuada a sus condiciones de vida naturales. En su lugar de origen, Chile, los degús tienen una dieta escasa y rica en fibra. Ingieren heno, hierbas, flores, hojas verdes, semillas y ramas. Además, los degús deben tener siempre a su disposición agua y comida. Se recomienda darles heno fresco a diario y varias pequeñas raciones de comida.

Con una alimentación incorrecta, los degús tienden a padecer diabetes y obesidad. Por lo tanto, es importante que su dieta esté libre de azúcares. Por ejemplo, no deben ingerir fruta o verdura con alto contenido de azúcar.

degú

Forraje

La mayor parte de la alimentación del degú está compuesta de heno. Asegúrate de que tus animales tengan siempre suficiente en su jaula. En la naturaleza ingieren pocos alimentos y suelen ser hierbas o cortezas. Por lo tanto, el heno es lo más cercano a su dieta natural. Esto hace que los degús lo consuman en grandes cantidades. Además, sirve como material para la construcción de nidos.

Ramas

Los degús son roedores y necesitan desgastar sus dientes incisivos que están en constante crecimiento. Lo mejor para esto son ramas de diferentes tamaños y grosores, que pueden ser frescas o secas.

Alimentos crudos

Los alimentos crudos deben lavarse a conciencia y secarse antes de ofrecerlos. Recuerda que debes sacar los restos de la jaula para evitar que se pudran.

  • Verdura: asegúrate de elegir verduras bajas en azúcares como los pepinos, la col china o las endivias
  • Hierbas
  • Pasto fresco
  • Flores
  • Hojas
  • Raíces

Semillas

La alimentación de un degú debe contener solo una pequeña parte de semillas y granos. Dado que las semillas tienen un mayor contenido de grasa, debes procurar que tu degú no suba de peso y reducir la cantidad si es necesario. Los animales jóvenes pueden ingerir un poco más de semillas porque necesitan un suministro de energía mayor.

En la tienda online zooplus encuentras comida especial para degús, que cubre las necesidades de estos pequeños roedores.

Manjares

Como golosinas, puedes ofrecerles a tus animalitos frutos secos y pipas como nueces y avellanas. Aquí también se aplica: menos, es más. Las nueces y las pipas son ricas en grasa y, en exceso, pueden enfermar a los degús. Una o dos nueces o pipas diarias son suficientes. Evita las barritas, las cápsulas o similares, ya que contienen azúcar.

Nuestros artículos más útiles

Hámster

Los hay de diferentes tamaños y colores: hámsteres dorados, sirios, enanos, etc. Su adorable aspecto y su diminuto cuerpo hace que estos animales domésticos sean muy populares. Pero los hámsteres no son tan cariñosos como parecen. Estos pequeños roedores son bastante delicados y tienen unas necesidades bastante exigentes que no puedes pasar por alto.

Hurones

Los hurones no son animales domésticos comunes, por lo que, antes de hacerte con uno, debes tener en cuenta unas cuantas cosas.

Cobayas

Anja Reutter, una especialista que ayuda a cobayas en apuros, responde las preguntas más frecuentes sobre estos roedores.