Rabia en perros This article is verified by a vet

Rabia en perros

La rabia es una enfermedad viral mortal que no solo afecta a los perros u a otros mamíferos, sino también a aves y a personas. Se trata de una zoonosis conocida desde la antigüedad, propagada sobre todo por perros y depredadores, lo que significa que los animales y los humanos pueden contagiarse mutuamente. Existen informes de Babilonia, Grecia y Roma sobre este cuadro clínico y la transmisión de la enfermedad por mordeduras.

El virus de la rabia es un virus ARN que pertenece al género Lyssavirus y a la familia Rhabdoviridae. La rabia existe en todo el mundo, aunque, gracias a diferentes medidas como rigurosas normas de entrada y cuarentenas, se ha erradicado de varios países como Inglaterra, Escandinavia, Japón y Australia. En Europa, el zorro sigue siendo un reservorio del virus de la rabia.

En España, la rabia se considera erradicada en mamíferos terrestres desde 1978, excepto en las ciudades autónomas del continente africano, Ceuta y Melilla. Algunos murciélagos portan el virus de la rabia, pero la zoonosis rábica por quiróptero se diferencia de la terrestre. Los últimos casos documentados de rabia en España fueron por mordedura de murciélago a dos mujeres en Huelva y en Valladolid en junio de 2018

La rabia en perros se transmite a través de la saliva de los animales infectados, el contagio suele estar causado por una mordedura. Pero también es posible el contagio por el contacto de la saliva con membranas mucosas o con heridas superficiales. Todavía se están discutiendo otras vías de transmisión. Desde el punto de entrada, el virus avanza hacia el sistema nervioso central y las glándulas salivales y se distribuye por el cuerpo del can. Hasta que se den los primeros síntomas pueden pasar de dos a veinticuatro semanas, dependiendo de la zona de entrada del virus. El perro enfermará con más rapidez cuanto más cerca esté la mordedura del sistema nervioso central.

¿Cuáles son los síntomas de rabia en perros?

El transcurso de la rabia consta de tres fases que pueden solaparse: la fase prodrómica, la fase de encefalitis aguda y la fase de encefalitis rábica. No todos los animales afectados pasan por estas fases. En algunos casos pasan directamente de la fase prodrómica a la fase de encefalitis rábica.

El estado prodrómico suele durar unos días y se caracteriza por cambios en el comportamiento. Algunos perros se vuelven asustadizos e inquietos, algunos se vuelven muy sensibles a la luz y a los ruidos. A veces, canes que suelen ser más reservados, de repente pueden volverse cariñosos y más atentos. Otro posible síntoma es el aumento de salivación que da lugar a dificultades al tragar.

En la fase de encefalitis aguda, o estadio de la rabia furiosa, el perro se pone nervioso, brusco y se irrita con facilidad. Muerde, ataca o está desorientado. La salivación y los problemas para deglutir aumentan.

En el tercer estadio de la rabia, la fase de encefalitis rábica, los canes sufren parálisis, que conduce a un estado de coma y a la muerte.

¿Cómo saber si un perro tiene rabia?

Un diagnóstico seguro solo es posible en un animal muerto. Para diagnosticar la rabia en un ejemplar fallecido se realizan varias pruebas. Cuando el perro está vivo, el diagnóstico es solo tentativo y se hace en función de los síntomas y del historial clínico. Se sospecha que cualquier perro que no esté vacunado o solo lo esté de forma parcial, que salive sin motivo evidente, muestre síntomas neurológicos confusos o cambios de comportamiento puede estar infectado de rabia.

En caso de sospechar una infección rábica es necesario informar a los Servicios Veterinarios Oficiales, que se encargarán de tomar las medidas necesarias para el control de plagas. La rabia es una enfermedad epizoótica de notificación obligatoria.

Tratamiento de rabia en perros

El tratamiento de rabia en perros está prohibido. Incluso el intento de tratar a un can, debido al elevado peligro de contagio a personas, es ilegal. El pronóstico en humanos, después de que la enfermedad haya brotado, es muy malo. En caso de sospechar una infección por rabia en perros, son los Servicios Veterinarios Oficiales quienes deciden sobre el procedimiento en base a las ordenanzas sobre la rabia.

Nuestros artículos más útiles
La tos en perros, al igual que en los humanos, no es una enfermedad independiente.