La mejor alimentación para gatos de interior

Alimentación para gatos de interior

Aunque nuestros gatos sean depredadores por naturaleza, existen muchos motivos para mantenerles en el interior de la casa. Por ejemplo, no disponer de un jardín es uno de ellos. También, los gatos de aquellas personas que viven cerca de calles muy transitadas se encuentran, sin querer, más expuestos al peligro. Por otro lado, en el caso de que tu gato presente alguna enfermedad infecciosa, como la FIV (inmunodeficiencia felina), se recomienda que permanezca dentro de casa con el fin de reducir la posibilidad de contagiar a otros animales. Por último, pero no menos importante, se encuentran los mininos a los que simplemente no les gusta vivir fuera de casa, ya que se sienten más felices descansando tranquilamente dentro de casa. Cualquiera que sea la razón, su alimentación debe ser diferente a la de los gatos de exterior que están todo el día en movimiento.

¿De interior o de exterior?

A los gatos les encanta sentirse estimulados, tanto si viven en el interior como en libertad. Sin embargo, las posibilidades de que los gatos de interior cacen ratones, acechen pájaros o mantengan contacto con otros gatos vecinos son prácticamente nulas en comparación con aquellos que se encuentren en libertad. Ante este inconveniente, los juegos de inteligencia y el contacto con la gente se consideran muy buena alternativa para entretenerles. Los rascadores para gatos, los árboles para trepar o los escondites, entre otros, pueden ofrecer una gran diversión y retos a tu gato sin tener que salir de casa. A pesar de esto, es lógico que un gato de interior se mueva mucho menos que aquellos gatos que viven en libertad. Esto se debe a que no tienen la necesidad de ir rondando con el fin de proteger su territorio de intrusos ni tampoco disponen de espacios amplios donde correr dentro de casa. En conclusión, los gatos de exterior realizan un mayor número de kilómetros diarios que los de interior. Estos últimos pasan la mayor parte del tiempo en reposo o aseándose, lo que significa que sus necesidades energéticas son más bajas. Comer más y tener una vida más sedentaria puede provocar que tu gato sufra sobrepeso, por lo que su plan alimentario debe elaborarse según estas necesidades específicas.

La alimentación más apropiada para gatos de interior

Si lo que deseas es alimentar a tu gato con una menor cantidad de calorías, puede que lo primero que te venga a la mente sea disminuir a la mitad la cantidad de comida. Desafortunadamente, esta reducción de calorías no resulta tan sencilla. Además, los gatos de interior, aunque necesiten menos calorías, ¡requieren la misma cantidad de vitaminas y nutrientes que los de exterior! Aunque tu gato tenga algún kilo de más, las dietas para bajar de peso drásticas pueden ser peligrosas, ya que los gatos son especialmente sensibles cuando se trata de perder peso de manera radical. La pérdida de peso rápida puede ocasionar lipidosis hepática, enfermedad conocida como «hígado graso». Así que la mejor solución consistirá en elegir un tipo de comida elaborada según las necesidades de los gatos de interior. Este tipo de alimentación posee un índice calórico bajo, pero contiene todos los nutrientes necesarios para tu gato. Muchos de estos alimentos se encuentran enriquecidos con otros aditivos nutricionales, como la L-carnitina, que sirve para mantener un peso saludable. Además, una relación óptima calcio-fósforo es esencial para que los niveles de minerales en el organismo de tu gato sean los óptimos, a la vez que contribuye a la reducción del riesgo de cálculos renales. La proteína de gran calidad sacia a tu gato y le ayuda a mantener su masa muscular, aunque este no sea muy activo. La comida para gatos de interior también aporta beneficios para su correcta higiene dental, así como para ayudarle a expulsar las bolas de pelo.

¡La naturaleza es sabia!

Incluso las comidas con objetivos específicos como esta deben ser apropiadas para gatos carnívoros. Un estudio realizado en Estados Unidos ha desvelado sorprendentemente que muchas dietas especiales que siguen los gatos no satisfacen todas sus necesidades. Los gatos, como animales carnívoros, requieren una dieta rica en proteínas de gran calidad. Los carbohidratos deberían constituir una pequeña parte de su comida, en cambio la carne debería encontrarse el primero en la lista de ingredientes. Los subproductos vegetales y los cereales tendrían que tener una presencia mínima en la alimentación de gato, además deberías tener en cuenta que cuando aparezca en la etiqueta «carne y subproductos animales», estos pueden proceder de cualquier parte del cuerpo del animal, como los órganos excretores sobrecargados de toxinas, por ejemplo, el hígado; el bazo, el pelo o los cuernos también pueden encontrarse entre ellos. Por esta razón, debes elegir aquellos productos de gran calidad que están elaborados específicamente para satisfacer las necesidades de tu gato, ¡además de aportarle la máxima nutrición!

 

Le deseamos a tu gato ¡buen provecho!

Nuestros artículos más útiles

Diabetes en gatos – Todo lo que necesitas saber

Al igual que las personas, los gatos pueden padecer varias enfermedades hereditarias o dolencias relacionadas con la alimentación. Algunos requieren de asistencia veterinaria combinada con una nutrición adaptada. Una enfermedad felina cuyo éxito de tratamiento depende de una alimentación apropiada para la especie, es la diabetes felina. La diabetes en gatos o diabetes mellitus felina, es una enfermedad seria. El diagnóstico es una desagradable sorpresa para cualquier amante de los gatos. A pesar de ser más frecuente de lo que se cree, muy pocos han oído hablar de esta enfermedad. ¿Qué es la diabetes felina? ¿Cuáles son las causas? ¿Cómo es una alimentación correcta para poder apoyar el tratamiento?

Taurina para gatos

La taurina es conocida por muchos, sobre todo por su relación con las bebidas energéticas. A continuación, te contamos por qué la taurina es tan importante para los gatos.