Comida ecológica para gatos

Comida ecológica para gatos

La ecología está de moda, no importa si se trata de fruta, verdura o comida para animales. Pero ¿qué significa el término ecológico y en qué se diferencia la comida para gatos biológica de la comida convencional? ¿Qué es lo que hace que la producción de los alimentos biológicos sea tan transparente y fiable? ¿Es cierto que la comida ecológica para gatos no lleva hormonas artificiales, antibióticos y aceleradores del crecimiento?

La oferta de alimento para gatos está en auge y los amantes de los bigotudos tienen opciones cada vez más numerosas. Los productos biológicos son un añadido a este amplio abanico de artículos en el pasillo de comida para gatos. Ya sea pienso, comida húmeda o snacks, los productos ecológicos promueven una producción sostenible y respetuosa con el medio ambiente, además de ingredientes de alta calidad. A pesar de esto, muchos amantes de los gatos se preguntan si la comida para gatos biológica, que a menudo es más cara, vale la pena.

Certificación ecológica

El sello ecológico tiene como objetivo promover la agricultura biológica y el bienestar de los animales. Todas las empresas que produzcan productos biológicos deben obtener una certificación de acuerdo con la legislación de la UE.

El término ecológico no puede usarse a la ligera. Todos los productos biológicos han de cumplir unas estrictas normas, de acuerdo con el reglamento ecológico de la Unión Europea. Solo si el producto y la producción de este cumple con el reglamento puede llevar el sello de acreditación ecológica.

El logotipo ecológico de la Unión Europea de color verde claro es obligatorio para todos los productos biológicos envasados desde el año 2010. El etiquetado ha de llevar impreso el nombre y el código de la entidad de control. Además, se ha de indicar el origen de los ingredientes: agricultura ecológica dentro de la UE, de importación, la combinación de ambas o, si todos los ingredientes provienen del mismo país, la indicación del país de origen.

La comida ecológica para gatos se produce de manera totalmente transparente, así por lo menos sabes qué es lo que contiene la lata y de dónde proviene la carne.

El bienestar de los animales

En la comida para gatos se utiliza la carne como alimento principal. La certificación ecológica garantiza una crianza adecuada de los animales de granja, un argumento de venta muy bueno, pero ¿qué significa exactamente?

Crianza

Los agricultores orgánicos deben conocer y satisfacer las necesidades específicas de cada uno de sus animales. Esto incluye un buen cuidado de la salud, una alimentación correcta y una tenencia adecuada. Los establos deben estar orientados al comportamiento natural de los animales de la granja, incluyendo su entretenimiento y el contacto con otros. Se ha de evitar cualquier trastorno de conducta. Cada animal debe tener suficiente espacio para poder alimentarse y descansar adecuadamente. Las áreas de descanso no pueden constar de pisos perforados y han de estar cubiertos con un material absorbente y aislante, como la paja. Durante los meses de verano los rumiantes, como las vacas y las ovejas han de tenerse en un sistema de pastoreo. La alimentación, bajo criterios ecológicos, también está orientada a una producción de alta calidad, no a la maximización del rendimiento, ya que una desnutrición causa problemas de salud, lo que afectará la calidad de los productos. Los animales solo pueden ser alimentados con productos ecológicos y si son de producción propia, mejor. Los aditivos de origen químico para el rendimiento y la promoción del crecimiento están prohibidos.

Salud

Prevenir es mejor que curar, este es el principio básico en cuanto a la salud. Esto comienza en la cría, que es más larga en granjas orgánicas que en la ganadería convencional. Los terneros reciben leche materna durante tres meses y los lechones deben ser amamantados al menos cuarenta días, lo que asegura el suministro de anticuerpos y garantiza el desarrollo natural. Para evitar la aparición de resistentes cepas bacterianas no está permitido administrar ningún tipo de medicamentos, antibióticos u hormonas preventivas. Para tratar cualquier enfermedad se emplean remedios naturales y, solo si estos no funcionan, se puede recurrir a métodos convencionales. Esto influye en las estrictas restricciones de comercialización de los productos ecológicos.

En conclusión, cuando decides comprar comida ecológica para tus gatos también estás aportando algo bueno a los animales que sirven de alimento.

Normativa para el sello ecológico

El bienestar animal no es lo único que regula la normativa ecológica. La combinación de la producción de cultivos y la cría de animales debe ayudar a mantener y mejorar la fertilidad del suelo. Por eso en la agricultura ecológica y en la producción de artículos biológicos está prohibido el uso de pesticidas y fertilizantes sintéticos y minerales, como por ejemplo el lodo de aguas residuales. La protección del suelo, el agua y el aire es necesaria para preservar la biodiversidad. Una economía circular con ciclos nutritivos (o reciclaje ecológico) lo más cerrado posible y un consumo de energía mínimo son necesarios para proteger al medio ambiente. Además, están prohibidos los llamados OMG (organismos modificados genéticamente).

Los productos que están hechos con varios ingredientes deben contener un mínimo de 95 % de componentes provenientes de agricultura biológica. El restante 5 % puede ser de agricultura convencional, siempre y cuando no existan sus variantes en la opción ecológica. La producción ha de ser transparente, todos los pasos y áreas de elaboración han de poder rastrearse. Una vez al año se hace un control y, solo si todo está correcto, el producto final podrá llevar el certificado de calidad ecológica. Mientras que el reglamento para el etiquetado ecológico de la UE define estándares mínimos para la producción, hay varias asociaciones privadas de agricultura biológica que van más allá, aumentando los estándares para una calidad incluso mayor.

Alimentos ecológicos para gatos

Todas estas normas son a beneficio del consumidor. Los productos ecológicos no solo garantizan una buena ética, sino que también apoyan una agricultura sostenible. Los argumentos sobre la comida ecológica son todos positivos, ya sean productos para ti o para tus animales.

Se puede observar una gran diferencia, sobre todo, en los productos alimenticios para gatos: la comida ecológica para gatos no contiene hormonas, ni antibióticos, ni aceleradores del crecimiento debido a la estricta cría de los animales que la componen. La probabilidad de que aparezcan resistentes cepas bacterianas es bastante baja. Al mismo tiempo, los amantes de los animales, a través de la compra de productos orgánicos, están apoyando una producción sostenible. Como dice el fabricante de comida para gatos Yarrah en su página web: «para nosotros la ecología no es una moda, sino una elección consciente para iniciar un cambio positivo

Muchos fabricantes de comida para animales reconocen esto y ofrecen alimentación ecológica para perros, gatos e incluso para animales pequeños y pájaros. Si para ti la comida ecológica tiene un gran valor, está garantizado que encontrarás el alimento adecuado para tu bigotudo. Hoy en día incluso existen snacks para gatos y otros complementos alimenticios ecológicos.

La certificación ecológica distingue los productos que cumplen con el reglamento ecológico de la Comunidad Europea. Muestra la calidad de la producción, lo que no significa que la combinación de nutrientes sea ideal. Es decir, la comida ecológica para gatos no siempre tiene una combinación correcta para todos los bigotudos. Incluso en alimentos ecológicos para animales debes prestar atención a la composición nutricional, lo que en la comida para los gatos viene a ser un alto contenido en carne, es decir, proteína saludable y poca cantidad o, mejor, nada de cereales.

Nuestros artículos más útiles

¿Los gatos pueden beber leche?

Muchas personas asocian a los gatos con la leche. El apetito desmedido por la leche de los gatos se ilustra en muchos libros infantiles y películas. Esta ansia se da también en la vida real, pues a los felinos les encanta la leche. Una teoría sobre el porqué del entusiasmo de los mininos por la leche dice que se debe a que les recuerda al periodo del amamantamiento. Pero realmente ¿los gatos pueden beber leche?

Diabetes en gatos – Todo lo que necesitas saber

Al igual que las personas, los gatos pueden padecer varias enfermedades hereditarias o dolencias relacionadas con la alimentación. Algunos requieren de asistencia veterinaria combinada con una nutrición adaptada. Una enfermedad felina cuyo éxito de tratamiento depende de una alimentación apropiada para la especie, es la diabetes felina. La diabetes en gatos o diabetes mellitus felina, es una enfermedad seria. El diagnóstico es una desagradable sorpresa para cualquier amante de los gatos. A pesar de ser más frecuente de lo que se cree, muy pocos han oído hablar de esta enfermedad. ¿Qué es la diabetes felina? ¿Cuáles son las causas? ¿Cómo es una alimentación correcta para poder apoyar el tratamiento?