La reproducción de las aves: cosas a tener en cuenta

reproducción de las aves

Un pinzón con sus polluelos

¿Te has encontrado un pajarito mientras paseabas y ahora no sabes qué hacer? ¿Ibas a podar el seto del jardín, pero oyes gorjeos entre las hojas? Te explicamos todo lo que hay que saber sobre la reproducción de las aves y cuándo empolla cada pájaro.

¿Cuándo tiene lugar la reproducción de las aves?

En general, la reproducción de la mayoría de aves salvajes tiene lugar en primavera hasta el verano. La tabla siguiente representa cuándo empolla cada especie y por qué color puedes reconocer la nidada.

Especie Época de reproducción Color de la nidada
Mirlo Marzo-julio Verde
Lavandera Marzo-julio Gris parduzco moteado
Herrerillo Abril-junio Marrón rojizo con puntos
Pinzón Marzo-junio Entre marrón claro y azulado con manchas/franjas rojizas
Pico picapinos Abril-julio Blanco
Camachuelo Abril-agosto Azulado con manchas entre rojizas y negras
Colirrojo real Mayo-julio Entre verde y azul
Herrerillo capuchino Abril-junio Rojizo con manchas
Acentor común Abril-agosto Entre verde y azul
Trepador azul Abril-junio Marrón rojizo con manchas
Carbonero común Abril-julio Marrón rojizo con manchas
Petirrojo Abril-julio Rojizo
Carbonero garrapinos Abril-junio Oscuro con puntos
Chochín Abril-agosto Rojizo moteado

¿Qué hay que tener en cuenta para la tenencia en casa?

La época de reproducción de las aves es algo diferente cuando se tienen en casa. Dos especies exóticas que se suelen tener en casa son los canarios y las ninfas. Aunque la época de reproducción de estos pájaros en la naturaleza empieza en primavera, al cuidado de personas empollan en cualquier estación.

Estos factores desempeñan un papel crucial:

  • Luz diurna
  • Temperatura
  • Alimentación

Si tienes aves exóticas en casa, es posible que también se reproduzcan en otoño. Sin embargo, si viven en una pajarera exterior, probablemente pondrán los huevos en primavera debido al frío y a las pocas horas de luz.

Cría de aves: cosas a tener en cuenta

Las especies autóctonas necesitan tu ayuda porque están perdiendo su hábitat debido a la urbanización de zonas verdes. Por eso, es importante que hagas lo posible por proteger las crías.

Cómo ayudar a los polluelos:

  1. Poda de setos

Muchas especies de aves construyen su nidada entre las ramas de setos densos. Aquí, los huevos y los polluelos recién nacidos están protegidos de los depredadores (p. ej., gatos) y del clima riguroso. La época de nidificación y reproducción de las aves empieza el 1 de marzo y acaba el 30 de septiembre. Durante este periodo, no se deberían talar ni podar setos, arbustos ni árboles.

La Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad estipula la prohibición siguiente:

«Tratándose de animales, incluidas sus larvas, crías, o huevos, la de cualquier actuación hecha con el propósito de darles muerte, capturarlos, perseguirlos o molestarlos, así como la destrucción o deterioro de sus nidos, vivares y lugares de reproducción, invernada o reposo»

reproducción de las aves
Un nido con polluelos construido en un seto
  1. Llevar al perro con correa

Hay países, como Alemania, en los que es obligatorio llevar al perro con correa en algunos estados. Por ejemplo, en Sarre se imponen multas de hasta 5000 euros a quien lleve al perro sin correa durante la época de reproducción de las aves. Si bien en España no existen estas multas, es importante mantener al perro alejado de las nidadas para protegerlas.

  1. Ofrecerles un nidal

Dado que la cría de aves empieza en marzo, febrero es el mejor momento para colocar nidales en el jardín. El tipo de nidal que necesitarás depende de la especie de ave.

Al petirrojo le gustan las aberturas grandes, mientras que los páridos y los gorriones las prefieren más pequeñas. Por su parte, el chochín necesita un nidal semiabierto. Lo mejor es que el nidal esté hecho con materiales naturales, como madera, terracota o madera cemento. No utilices plástico, ya que se puede formar moho en el interior debido a la elevada humedad.

Pájaro encontrado: ¿qué hay que hacer?

Si te encuentras un pajarito, no te precipites. Échale un vistazo al plumaje y al estado general del pájaro. Si tiene todo el plumaje y ya puede volar unos metros, déjalo donde está.

Si las plumas siguen rodeadas de vainas y el animal aún no se mueve, probablemente sea un polluelo de nido. Por lo tanto, es un polluelo huérfano que necesita tu ayuda.

reproducción de las aves
Un polluelo de gorrión que necesita ayuda

Atención: La ley prohíbe destruir los nidos de pájaros. Si puedes alcanzar el nido y quieres devolver al polluelo, deberás hacerlo con cuidado de no dañar el nido. Hazlo solo cuando los padres hayan salido a buscar comida y no te vean. Como los pájaros no tienen el sentido del olfato muy desarrollado, no se percatarán de que has tocado al polluelo.

Si no encuentras el nido o el pájaro está herido, cógelo. Antes de colocarlo en una caja, examínalo minuciosamente. Podría haber sido víctima de un gato o tener un ala rota.

reproducción de las aves
Un problema habitual de los que tienen gatos: los gatos domésticos que pueden salir suelen cazar polluelos en la época de reproducción de las aves.

Si detectas heridas abiertas o el pájaro tiene mal aspecto, ponte en contacto con un veterinario. Este podrá administrarle antibióticos contra infecciones bacterianas o analgésicos.

Si ya tienes al polluelo en casa, debes calentarlo. Para alimentarlo necesitarás unas pinzas romas o una jeringa desechable para introducirle comida sólida o papilla en el pico.

El tipo de comida que necesita el polluelo depende de la especie. Si no puedes determinar la especie, puedes preguntarle al veterinario o a un experto (p. ej., organizaciones de protección de aves).

Nuestros artículos más útiles
7 min

Qué hacer si te encuentras un pájaro herido

Las aves silvestres viven rodeadas de peligros: choques contra ventanas, encuentros con gatos o caídas del nido. Es muy frecuente encontrarse un pájaro herido o muy débil. Pero ¿cuál es la mejor manera de proceder? Te explicamos qué hacer si te encuentras un pájaro herido.