Perrito de la pradera

Perrito de la pradera

Los perritos de la pradera son animales domésticos aún bastante desconocidos. Sin embargo, su popularidad ha ido creciendo y estos robustos roedores ya se encuentran en muchos hogares europeos. Hay cinco tipos de perrito de la pradera, aunque el más común, tanto en la naturaleza como en los hogares, es el de cola negra. Por eso, la información siguiente se refiere exclusivamente a él.

Origen y modo de vida: pequeños urbanistas

El hogar del perrito de la pradera de cola negra son las praderas de hierba corta norteamericanas. Aquí vive bajo tierra en grandes colonias de hasta varios miles de ejemplares, en sistemas de túneles muy ramificados que construyen ellos mismos.

Estas colonias, que también se conocen como ciudades, están divididas en muchas familias pequeñas. Cada una de estas familias tiene su propia madriguera y se compone de un macho, entre una y cuatro hembras y sus crías de los últimos dos años.

Aspecto

El perrito de la pradera tiene un pelo trigueño o blanco-crema ligeramente moteado. Puede medir entre 30 y 45 centímetros (cola incluida) y pesar desde 700 gramos hasta un kilo y medio. La punta de la cola es negra, hecho del que viene su nombre perrito de la pradera de cola negra.

Perrito de la pradera

Tenencia: el perrito de la pradera necesita mucho espacio

Tener un perrito de la pradera en casa no es muy difícil, pero hay que informarse y reflexionar bien antes de comprarlo.

Estos animales también necesitan un contacto intenso con sus cuidadores. Por eso, su tenencia conlleva más trabajo que la de otros animales pequeños, como las cobayas o los hámsteres. También cabe mencionar que los perritos de la pradera pueden llegar a vivir entre ocho y doce años en cautiverio.

Además, viven en manadas, lo que significa que por lo menos hay que tener dos. Los ejemplares criados solos pueden mostrar trastornos de comportamiento enseguida e incluso morir de soledad. Es mejor tener a estos roedores en pequeños grupos.

Demanda de mucho espacio

En cuanto al alojamiento, no subestimes el espacio que necesita. Estos roedores requieren un recinto relativamente grande. Existen informes que advierten de que para tres perritos de la pradera debe haber una superficie no inferior a 20 m2. Por cada animal adicional hay que añadir al menos un metro cuadrado. Esto es así tanto para recintos interiores como exteriores. Por lo tanto, tener este animal en una jaula para animales pequeños no está permitido.

En cualquier caso, es importante que este roedor siempre tenga suficiente espacio para moverse. Si no lo tiene, podría mostrar cambios de comportamiento muy rápido. Por ejemplo, puede volverse apático, lo que, a su vez, podría provocar adiposis.

Equipamiento del recinto

El recinto debe disponer de un suelo natural, es decir, virgen, así como suficiente material para hacer un nido. Y es que los perritos de la pradera se esconden bajo tierra y ahí construyen una madriguera. Si el recinto es interior, se debe utilizar un subsuelo adecuado para que el animal pueda cavar. También hay madrigueras artificiales.

Se puede tener a los perritos de la pradera en recintos abiertos por arriba. Sin embargo, hay que procurar que no puedan trepar por la barrera. Además, necesitarás (como con los conejos) una protección para que estos pequeños expertos cavadores no puedan excavar una salida por debajo del cerco.

El perrito de la pradera y su origen salvaje

Actualmente, la mayoría de estos animalitos se importan de América y suelen ser ejemplares salvajes. Debido a su origen silvestre, estos animales pueden ser muy difíciles de adiestrar y domesticar, especialmente al principio.

Esto puede acabar en fuertes mordiscos muy dolorosos con la consiguiente visita al hospital. Además, al alcanzar los machos la madurez sexual, puede haber cambios de comportamiento importantes durante el apareamiento y el preapareamiento. Estos a veces se manifiestan con una enorme agresividad contra cualquiera que se acerque a la jaula, incluido el cuidador. Por eso, no es apto para niños.

Perritos de la pradera

Equipamiento básico: no olvidar el material para el nido

La información siguiente sobre el equipamiento básico solo sirve de orientación. En primer lugar, para el alojamiento necesitarás un recinto suficientemente grande con un cerco. Además, debes poner bastante paja y heno para roedores, para que tenga el material que necesita para el nido.

Una casita de madera que le sirva de guarida, así como ramas para roer también son elementos indispensables. Tampoco pueden faltar el comedero y el bebedero.

Alimentación: contenido alto de fibra indispensable

El perrito de la pradera se alimenta principalmente de diferentes plantas, dientes de león, hierbas y heno. Como complemento, se le puede dar comida fresca en forma de fruta y verdura. El pienso debe tener un contenido bajo de proteínas y grasas y mucha fibra, que es esencial para la digestión.

Nuestros artículos más útiles
12 min

Hámster

Los hay de diferentes tamaños y colores: hámsteres dorados, sirios, enanos, etc. Su adorable aspecto y su diminuto cuerpo hace que estos animales domésticos sean muy populares. Pero los hámsteres no son tan cariñosos como parecen. Estos pequeños roedores son bastante delicados y tienen unas necesidades bastante exigentes que no puedes pasar por alto.
4 min

Hurones

Los hurones no son animales domésticos comunes, por lo que, antes de hacerte con uno, debes tener en cuenta unas cuantas cosas.
11 min

Cobayas

Anja Reutter, una especialista que ayuda a cobayas en apuros, responde las preguntas más frecuentes sobre estos roedores.