Jerbo de Mongolia

Jerbo de Mongolia

El jerbo de Mongolia tiene el nombre latino Meriones unguiculatus, que significa algo así como guerrero con garras. Las garras las usa a menudo en peleas de rivalidad, jerarquía o defensa del territorio, que pueden provocar heridas graves.

Origen de estos animales

Como su nombre indica, el hábitat del jerbo de Mongolia se encuentra en la estepa mongola, en el norte de China, y llega hasta el sur de Rusia. Por lo tanto, está acostumbrado tanto al frío invierno como al caluroso verano. Vive bajo tierra en sistemas de túneles, en los que también almacena sus provisiones.

Aspecto y comportamiento

El jerbo de Mongolia mide unos 10 cm y tiene una cola peluda de aproximadamente la misma longitud. Puede pesar entre 80 y 100 g, aunque esto puede variar mucho en función del sexo y la constitución. Tiene un pelo bastante denso, que en la naturaleza es marrón y blanco. Sin embargo, las diferentes formas de cría pueden tener distintos colores.

El gerbillo es un animal social que vive en comunidad. En libertad, conviven en colonias en las que se acicalan el pelo mutuamente y duermen juntos. Por eso, siempre hay que tenerlos en grupo. No se puede generalizar sobre si el jerbo de Mongolia se puede domesticar rápidamente. Algunos se vuelven mansos enseguida, mientras que otros no lo hacen nunca. En general, estos animales son muy activos (de día y de noche) y disfrutan trepando y saltando. También son imprescindibles los baños de arena para estos pequeños roedores.

Hogar del jerbo de Mongolia

Como decíamos antes, estos roedores viven en grupos. Por eso, hay que tenerlos al menos en pareja, ya que necesitan el contacto con sus congéneres. Sin embargo, procura comprar una pareja del mismo sexo, ya que los jerbos se reproducen muy rápidamente. Cuanto más grande sea el grupo, más probabilidades hay de que se produzcan peleas, que a menudo acaban con sangre. Por eso, para los principiantes lo mejor es empezar con dos ejemplares. Los jerbos no deben en ningún caso tenerse con otras especies en la misma jaula, ya que estas presentan un comportamiento social y comunicativo totalmente distinto.

Alimentación del jerbo de Mongolia

En la naturaleza, los jerbos se alimentan principalmente de hierba, semillas y, si tienen la ocasión, insectos. Como alimento de base, lo mejor es una mezcla rica en nutrientes. Se puede añadir comida fresca sin azúcar en pequeñas cantidades. Para cubrir la demanda de proteína animal, de vez en cuando hay que darles larvas de insecto. También deben tener siempre a su disposición agua fresca y heno.

Jerbo de Mongolia

Cuidados

Como los ratones se acicalan el pelo mutuamente, en general no es necesario ningún cuidado más. Solo hay que procurar que los animales tengan un baño de arena a su disposición para cuidarse el pelo. Es muy importante que desgasten los dientes y las garras. Con piedras para roer o baldosas del revés, en principio lo hacen ellos mismos. Si no es el caso, habla con el veterinario. Como con todos los roedores, las garras y los dientes crecen sin parar y, si se vuelven muy largos, pueden ser muy dolorosos para los animales.

Jaula del jerbo de Mongolia

Lo mejor para los roedores son los acuarios o terrarios especiales para ellos. Ofrecen protección contra las corrientes de aire, a las que el gerbillo es muy sensible. Además, permiten extender un lecho abundante (altura mínima de 20 cm), algo muy importante para que estos animales puedan cavar. Es conveniente poner una cubierta de reja para evitar que los animales se escapen y proporcionarles suficiente ventilación.

Asimismo, hay que ofrecerles bastantes opciones para hacer ejercicio. Además del equipamiento habitual, como bebederos y comederos, no pueden faltar las casitas, túneles, baños de arena y juguetes. Por ejemplo, con simples rollos de papel se pueden construir estructuras caseras para que los animales hagan ejercicio. Las ruedas también son importantes para el jerbo de Mongolia, pero no deben tener agujeros y tienen que ser lo suficientemente grandes. De lo contrario, se considerarían perjudiciales para su bienestar.

Jerbo de Mongolia

Limpieza

El agua se debe cambiar cada día y los comederos y bebederos se tienen que lavar a fondo. También hay que limpiar el baño de arena a diario. Con cambiar el lecho una vez al mes es suficiente. También hay que tirar las verduras y otros alimentos frescos cada día.

Enfermedades

No se conocen enfermedades específicas del jerbo de Mongolia para las que se puedan tomar medidas preventivas (p. ej., vacunas). Suelen padecer tumores o diarrea, en cuyo caso hay que acudir al veterinario de inmediato. También se observan a menudo apoplejías y heridas de mordiscos.

Edad del jerbo de Mongolia

Con un buen cuidado, los jerbos pueden llegar a vivir entre tres y cinco años.

¿Qué hay que tener en cuenta antes de comprarlos?

  • El jerbo de Mongolia siempre se debe tener en pareja y necesita moverse mucho. Por lo tanto, su alojamiento tiene que ser suficientemente grande. Asegúrate de tener bastante espacio para ellos.
  • Piensa en si dispones del tiempo que hace falta para ocuparte de estos animales tan sociales y darles cariño.
  • ¿Puedes permitirte los gastos mensuales que conllevan?
Nuestros artículos más útiles

Hámster

Los hay de diferentes tamaños y colores: hámsteres dorados, sirios, enanos, etc. Su adorable aspecto y su diminuto cuerpo hace que estos animales domésticos sean muy populares. Pero los hámsteres no son tan cariñosos como parecen. Estos pequeños roedores son bastante delicados y tienen unas necesidades bastante exigentes que no puedes pasar por alto.

Hurones

Los hurones no son animales domésticos comunes, por lo que, antes de hacerte con uno, debes tener en cuenta unas cuantas cosas.

Cobayas

Anja Reutter, una especialista que ayuda a cobayas en apuros, responde las preguntas más frecuentes sobre estos roedores.