La oruga procesionaria, un peligro para perros y personas

La oruga procesionaria

¿Qué es la procesionaria del pino?

La procesionaria del pino es una especie de lepidóptero, es decir, una mariposa, que pertenece a la familia de los notodóntidos. La mariposa procesionaria no es colorida, sino que se trata de una mariposa nocturna. Las procesionarias del pino son algo más grandes que sus parientes las procesionarias del roble. Suponen una plaga en los bosques de pino de Europa del Sur y son consideradas el insecto defoliador más importante de los pinares españoles. Por eso debes tener especial cuidado cuando salgas a pasear con tu peludo por el bosque, pues los efectos de estos insectos pueden ser letales.

Lo peligroso, tanto para las personas como los animales, no es la polilla, sino la oruga. Esta está cubierta de hasta 600 000 pelos urticantes blanquecinos, que son los que provocan las desagradables reacciones alérgicas. Estos pelos tienen púas que contienen la toxina Thaumatopina, que es la responsable del efecto irritante en caso de contacto. Si se siente atacado, el gusano procesionaria puede disparar estos pelos urticantes y el viento puede arrastrarlos a una distancia de hasta 200 metros, además, después de haber sido expulsados, la toxina mantiene su efecto durante un año. Por lo tanto, se debe evitar el contacto incluso cuando las orugas ya hayan abandonado los nidos que se encuentran en los pinos. Los nidos de estas orugas son bolsones blanquecinos o pardos. En general, las ramas de los árboles donde habita la procesionaria del pino están defoliados.

Las orugas pueden crecer hasta los cinco centímetros y su característica forma de moverse hace que sean fáciles de reconocer: se mueven en procesión, es decir, que las orugas van una tras otra. Desde lejos puede llegar a confundirse con una serpiente. Abandonan la crisálida entre marzo y junio, a veces antes, dependiendo de la temperatura, para ir en busca de comida. Después de esto se entierran en el suelo para pasar la fase de pupa.

golden retriever wald

Cómo saber si a mi perro le ha picado una procesionaria

En los humanos, el contacto con los pelos urticantes suele provocar síntomas similares a picaduras de insectos. La intensidad de la reacción depende de la cantidad de estos pelos que rozan la piel. Es posible que aparezcan reacciones alérgicas muy fuertes e incluso pueden causar un shock anafiláctico. Los efectos en los perros son parecidos a los que se dan en las personas. Si tu can entra en contacto con los pelos de una procesionaria hay que acudir de inmediato al veterinario, pues ¡supone un peligro de muerte! A tu peludo le puede dar un shock alérgico. También puede ser que las áreas afectadas sufran necrosis. Los síntomas y la intensidad de estos varían según el perro:

Síntomas de la picadura de la oruga procesionaria

  • Las reacciones suelen aparecer en zonas desprotegidas, es decir, que no están cubiertas por el pelaje. La cabeza suele ser el área más afectada. Se puede crear una inflamación en el hocico que puede extenderse por toda la zona
  • Si tu can ha tragado alguno de estos pelos urticantes pueden aparecer problemas digestivos como vómitos
  • La inhalación de los pelos puede causar reacciones alérgicas en las vías respiratorias
  • Al entrar en contacto con los ojos puede desarrollar conjuntivitis
  • Otros síntomas que pueden aparecer son fiebre, fatiga o daños de la mucosa

¿Qué hago si a mi perro le pica una procesionaria­?

Un perro puede entrar en contacto con los peligrosos pelos urticantes al olfatear el suelo y toparse o bien con una oruga o con un nido abandonado. En ambos casos es de vital importancia acudir al veterinario lo antes posible, pues se pueden dar reacciones muy graves (como por ejemplo asfixia por hinchazón de las vías respiratorias).

En caso de picadura de procesionaria:

  1. Mantén la calma. Un ataque de pánico no te ayuda a ti ni a tu perro, pues puede causar que cometas un error al dar los primeros auxilios a tu peludo y empeorar así la situación. Intenta permanecer tranquilo
  2. Elimina los pelos urticantes. Debes protegerte con guantes y mascarilla. Lo siguiente es lavar las zonas afectadas con agua caliente. Si hubiera pelos en el pelaje, entonces es conveniente meter al can bajo la ducha o en la bañera y rociarlo por completo con agua caliente
  3. Evita que tu peludo se lama las patas o el pelaje, ya que puede ingerir algún pelo urticante. También debes procurar que no se rasque, pues eso puede aumentar el picor y causar heridas
  4. Acude a un veterinario para prevenir reacciones letales. Es posible que necesite tratamiento a base de medicinas

Prevención del contacto con procesionaria en perros

Para evitar el contacto con una procesionaria del pino es recomendable seguir unas medidas de prevención:

  • Mantente alejado de las zonas de riesgo. En general, si las áreas infestadas son grandes suelen estar delimitadas por señales
  • En caso de que no puedas evitar estas regiones debes llevar a tu perro con correa
  • Para evitar el contacto con las orugas o los nidos que se encuentran en el suelo, procura que tu can no olfatee la maleza

Nuestros artículos más útiles

Tos en perros

La tos en perros, al igual que en los humanos, no es una enfermedad independiente. Es un síntoma de afecciones del aparato respiratorio u otros órganos. La tos puede ser también un reflejo para proteger al cuerpo de diferentes elementos, como cuerpos extraños o sustancias irritantes. A menudo la tos puede confundirse con vómitos o regurgitación, estornudos inversos, asfixia o jadeos intensos. Podemos diferenciar entre tos irritativa sin expulsión (tos no productiva) y tos húmeda con expulsión (tos productiva). Ambos tipos de tos pueden ser crónicos o agudos.

Castrar a un perro

Para las clínicas veterinarias, la castración es una operación rutinaria, pero ¿tiene sentido castrar a tu perro? ¿Cuál es la diferencia entre castrar y esterilizar? ¿Cuánto cuesta castrar un perro? Aquí encontrarás toda la información, así como las ventajas y los inconvenientes.

Coronavirus en perros

El coronavirus canino se extiende por todo el mundo y suele afectar a cachorros y a perros de las protectoras. Si comparamos el coronavirus de los humanos con el de los perros, el primero causa síntomas respiratorios, mientras que el segundo provoca problemas gastrointestinales. A pesar de que las infecciones de coronavirus en perros suelen ser leves, los animales con un sistema inmunitario debilitado pueden llegar a desarrollar diarrea grave e incluso fallecer.