Cuidados de un gatito

Gatito recién nacido

Contribuir al mantenimiento de su salud

Durante el periodo en el que los gatitos toman leche materna, estos obtienen anticuerpos beneficiosos que les protegen de las infecciones. Esta protección disminuye cuando empiezan a comer alimentos sólidos a partir de la sexta semana.

Vacunación preventiva

A partir de ese momento su organismo debe desarrollar sus propias defensas para hacer frente a virus, bacterias, hongos y parásitos. Aunque la mayoría de los gérmenes patógenos son inocuos, existen algunos tipos de virus para los que los gatitos no se encuentran totalmente preparados. Es por ello que se recomienda una vacuna preventiva a la edad aproximada de ocho semanas.

Gripe felina y moquillo

El consejo principal es la vacunación contra ambas enfermedades. Esta indicación va dirigida a todos los gatos sin excepción, ya que los gatos de interior pueden infectarse, por ejemplo, a partir de los zapatos que usa su dueño para entrar y salir de casa. Los parvovirus resistentes causan diarreas casi interminables en los gatitos. Asimismo, hay que prestar atención a los herpes y calicivirus, dos afecciones responsables de la gripe felina que también se pueden prevenir mediante una vacuna.

Leucoma

Aunque no deberías preocuparte si se trata de un gato de raza pura, se recomienda vacunar a todo gato que esté en contacto con las personas. Este virus solo se manifiesta años después de haberse producido la infección. Su resultado son tumores, infecciones recurrentes e inflamación de los ganglios linfáticos. Un análisis de sangre en el veterinario muestra si el gato se ha contagiado a través de otro animal.

Rabia

Otras medidas preventivas son las vacunas contra la rabia y los gusanos. La madre debería desparasitarse ya durante el embarazo, de lo contrario pasaría los gusanos a sus crías. Para ir a lo seguro, los gatitos también deberían desparasitarse una semana antes de la vacunación.

Esterilización: ¿sí o no?

Una vez se han superado con más o menos éxito estos cuidados, se plantea otra cuestión más: ¿es necesaria la castración o la esterilización? La decisión es muy sencilla si tienes un gato que va marcando la casa con orina: castración. Por otro lado, en el caso de las gatas, se recomienda su esterilización si no se desea descendencia. Uno de sus efectos positivos es que disminuye el riesgo de formación de tumores. Por otra parte, no hay efectos adversos por los que preocuparse.

Nuestros artículos más útiles
Las diferencias entre los genitales femeninos y masculinos de los pequeños felinos no resultan tan aparentes como las de los gatos adultos. Incluso expertos como los veterinarios a veces se equivocan al determinar el sexo de los gatitos. A continuación, te damos una serie de consejos para distinguir si tu gatito es un macho o una hembra.