Pato de peluche Karlie para perros
Pato de peluche Karlie para perros
Pato de peluche Karlie para perros
Pato de peluche Karlie para perros
Pato de peluche Karlie para perros
Pato de peluche Karlie para perros

Pato de peluche Karlie para perros

Peluche suave para perros medianos y grandes con pocas ganas de morder, hecho de borreguito, precioso pato, relleno de suave algodón, sin sonido, ojos bordados, hecho de poliéster Continuar
Ficha de producto

Entrega en 2-4 días laborables:

ver más

Todos los precios incluyen IVA / IGIC.

Ver gastos de envío

39 x 30 x 9 cm (L x An x Al)
1201712.0
7,99 €
Comprados juntos habitualmente
Pato de peluche Karlie para perros - 39 x 30 x 9 cm (L x An x Al)
Gallina con sonido - 1 unidad
Precio total 10,48 €
Comprar juntos: 10,48 €

Pato de peluche Karlie para perros

- 39 x 30 x 9 cm (L x An x Al)

7,99 €

Ficha de producto

Peluche suave para perros medianos y grandes con pocas ganas de morder, hecho de borreguito, precioso pato, relleno de suave algodón, sin sonido, ojos bordados, hecho de poliéster 

El compañero de peluche ideal para tu peludo: este muñeco de Karlie con forma de simpático pato está hecho de adorable borreguito y está relleno de suave algodón. Por eso invita a achuchar y soñar a placer. Para que las horas pasen de forma tranquila y relajante, el pato de peluche Karlie viene sin sonido

Todas las características de un vistazo:
 
  • Bonito juguete para perros medianos y grandes con pocas ganas de masticar. 
  • Ideal para acurrucarse, dormitar y soñar .
  • Suave: agradable peluche de borreguito, relleno de suave algodón .
  • Sin sonido: para horas de descanso y tranquilidad .
  • Ojos bordados: no contiene piezas pequeñas que puedan tragarse. 
  • Se puede lavar a mano con agua tibia .
  • Color: blanco/marrón
  • Material: 100 % poliéster 
  • Dimensiones: 39 x 30 x 9 cm (L x An x Al) 

Aviso:
Como con cualquier otro producto, vigila a tu perro mientras juega con este juguete. Por favor, comprueba regularmente si el producto está dañado y sustituye el juguete si los extremos están muy desgastados o si se han formado bordes afilados; de lo contrario, no se puede descartar que el animal sufra lesiones.