Terrier tibetano

Terrier tibetano

El rasgo típico del terrier tibetano es el manto de pelo largo y tupido.

Pese a lo que sugiere su nombre, el terrier tibetano no es un terrier, sino un perro pastor del Tíbet. Su trabajo consistía en vigilar los rebaños de ganado a 5000 metros de altitud. Hoy día sigue conservando su salud de hierro, su habilidad para saltar y trepar, y su carácter atento y encantador. A pesar de todas estas cualidades, actualmente se tiene como perro de compañía.

Aspecto: tamaño

No solo es su simpatía lo que lo hace un perro tan popular, sino también su tamaño mediano. El terrier tibetano presenta una altura de cruz de 35-41 cm, y pesa 11-15 kg, según el sexo. Las hembras suelen ser más pequeñas y ligeras que los machos.

Manto protector tupido de muchos colores

El terrier tibetano destaca por el pelaje largo y tupido, que lo protegía eficazmente del riguroso clima del Tíbet. Ni siquiera las tormentas de nieve ni las temperaturas de 40 grados bajo cero pueden con él. Además, soporta bien el calor gracias al pelo largo, que en verano funciona como una especie de abanico al moverse.

La fina y larga capa externa, que puede ser lisa u ondulada, tiene debajo un fino y denso subpelo. El color del pelaje es muy variado. Se admiten casi todos los colores y combinaciones, incluido el chocolate o el hígado. El abanico de colores abarca desde el blanco y los tonos crema hasta el dorado, el gris y el negro.

Además, no solo se admiten perros monocolores, sino también bicolores y tricolores. Todos los perros, sean del color que sean, tienen la nariz negra y coriácea, y el contorno de ojos oscuro.

Cuadrado, atlético y compacto

Bajo el manto de pelo largo y polifacético se esconde un cuerpo fuerte, musculoso y cuadrado. Este confiere al tibet apso, que significa perro de pelo largo, un rendimiento deportivo destacado. Por eso, a diferencia del lhasa apso o el bichón maltés, el pelo nunca debe llegar al suelo ni obstaculizar el movimiento.

El terrier tibetano hace honor a su apodo león de las nieves, como lo llaman respetuosamente los tibetanos: tiene las patas muy anchas, redondas y planas. Ninguna otra raza las tiene así. Estas patas le permiten caminar sin problemas sobre la nieve, como si llevara raquetas.

Terrier tibetano
Este perro sabe cómo engatusar a su cuidador.

Carácter: payaso testarudo

Este encantador perro de pelo largo es ideal para la gente con sentido del humor. En efecto, es un auténtico payaso que sabe ganarse la simpatía de su cuidador con su naturaleza juguetona. Le encanta estar con su familia en la naturaleza y desplegar su extraordinario talento para saltar y correr.

Sin embargo, no hay que dejarse engatusar demasiado por este perro tan temperamental. De hecho, es bastante cabezota, algo que puede poner en práctica cuando su cuidador/a le da órdenes.

Animal cabezota de costumbres

Por suerte, no es difícil adiestrar al tibetan terrier, por muy testarudo que sea. Su carácter simpático y apegado, su rapidez de comprensión y su inteligencia lo convierten en un alumno diligente. La perseverancia y la paciencia son los factores más importantes para que el adiestramiento sea un éxito. Las órdenes que reciba con presión o dureza las ignorará a propósito.

También mostrará un comportamiento similar ante grandes cambios. No aceptará los cambios en la hora de comer o pasear, la cama o el alimento hasta pasado un tiempo. Sin embargo, con una rutina consolidada y un poco de paciencia, tendrás a este animal de costumbres bajo control.

¿Es un perro familiar?

El terrier tibetano quiere a su familia más que a nada, especialmente a los niños, y anuncia las visitas ladrando. Ante los desconocidos muestra una reserva educada, pero nunca nerviosismo ni agresividad. Así pues, no solo su precioso aspecto lo convierte en un invitado bienvenido, sino también su sociabilidad. Puede ir a todas partes con su cuidador. De hecho, esto es deseable, ya que es tan apegado que no tolera la soledad.

Terrier tibetano
El terrier tibetano necesita ejercicio, a ser posible al aire libre.

Tenencia: ¿qué necesita?

Lo que está claro es que con el terrier tibetano no te aburrirás. Es el compañero de aventuras ideal para personas activas que hagan mucho ejercicio y tengan tiempo. A este perro le encantan los paseos generosos y no se achanta ni siquiera ante excursiones extenuantes.

Si no vives en la montaña, puedes desfogar a tu terrier tibetano con un deporte canino. Este perro disfruta con muchos de estos deportes, ya sea agility, dog dancing, deportes de competición u obediencia.

Bien desfogado, estará más tranquilo y se portará mejor en casa, aunque viva en un piso de ciudad. Eso sí, la condición es que no lo dejes solo.

kilos gratis

Alimentación: sin requisitos especiales

Como el tibetan terrier no corre especial peligro de sufrir alergias ni tiende a contraer sobrepeso, su alimentación no difiere de la de otras razas. Como todos los perros, es descendiente del lobo y, por tanto, carnívoro. Su fuente de proteína principal es la carne, que debe estar presente en su dieta y ser de buena calidad. Para cubrir íntegramente su demanda nutricional, debe estar complementada con verduras, arroz hervido o pasta.

Descubre nuestra selección de comida para perros en la tienda online de zooplus.

Cuidados: ¿cuánto pelo suelta?

Lo bien o mal que está un terrier tibetano se suele reconocer por el estado de su pelaje. Si está enfermo, no es raro que también sufra alteraciones en la estructura capilar o pérdida de brillo. Por eso, un buen cuidado del pelo es muy importante, cosa que no resulta fácil con un pelaje tan largo y tupido.

Sin embargo, con un poco de práctica, los utensilios adecuados y los conocimientos necesarios, incluso los principiantes pueden lograrlo. Básicamente, hay que cepillarle el pelo varias veces por semana, principalmente para eliminar los pelos muertos del subpelo. Ve con cuidado y siempre de abajo arriba. Tampoco puedes prescindir de los baños regulares, ya que es fácil que se quede suciedad enganchada en el pelo largo.

¡No cortar!

Nunca debes cortarle el pelo el terrier tibetano por desesperación. La longitud del pelaje de esta raza constituye una capa de protección natural ante cualquier clima. En invierno sirve de abrigo y en verano es como una especie de aire acondicionado. Por eso, nunca hay que cortárselo.

Si te sientes sobrepasado/a por el cuidado del pelo, pregunta al criador o a un club oficial de la raza. Ellos te darán consejos y te enseñarán a hacerlo correctamente.

Salud: perro sano y robusto

Gracias al esfuerzo de muchos criadores, el terrier tibetano ha conservado sus cualidades originales. En lo que a salud se refiere, es una de las razas más robustas que hay.

Apenas se conocen enfermedades hereditarias que afecten a este perro. No obstante, no se libra de enfermedades típicas de los perros, como la displasia de cadera, la luxación de rótula y enfermedades oculares, como la atrofia progresiva de retina.

Los criadores afiliados a una asociación oficial someten a los animales a pruebas genéticas antes de usarlos en la cría.

Esperanza de vida

La esperanza de vida del terrier tibetano es bastante alta, de entre trece y quince años.

Cría y compra

Hoy en día, las asociaciones de cría del terrier tibetano tienen representación en muchos países europeos y norteamericanos. Los clubes oficiales, que suelen ser miembros de la FCI, se encargan de conservar la raza tibetana, su salud y su carácter. Controlan la cría de sus miembros para asegurarse de que cumplen los requisitos. Por eso, estos clubes son un buen lugar donde informarse sobre el terrier tibetano.

Además, vale la pena acudir a ellos para poder contactar con criadores serios.

Por qué comprar solo a criadores serios

Los criadores que venden sus cachorros directamente por internet o en anuncios clasificados no suelen ser miembros de una asociación. Por lo tanto, no son de confianza. Su cría no está controlada, por lo que estas gangas a menudo esconden animales enfermos o trastornados.

Si te preocupa el bienestar de la raza y sueñas con un cachorro sano física y mentalmente, compra solo a criadores serios afiliados a un club oficial.

Ni siquiera con un criador responsable deberías comprar a ciegas el primer cachorro que te ofrezcan. La compra de un perro es algo que hay que reflexionar bien. Después de todo, será durante muchos años un miembro importante de la familia al que habrá que educar, cuidar, alimentar y mantener.

Un buen criador te ayudará y te dará muchos consejos. Entablar una relación personal con un criador que te caiga bien y te aconseje cuando lo necesites puede ser valiosísimo.

Lee también nuestro artículo Adoptar un cachorro: consejos y equipamiento.

¿Cuánto cuesta?

Si te decides por un terrier tibetano de cría responsable, sé consciente de que el precio no bajará de 1000 euros.

Historia: origen desconocido

El origen exacto del león de las nieves es prácticamente desconocido. Se cree que ya se tenían perros similares hace más de 2000 años como animales sagrados en un monasterio tibetano. Con el paso de los siglos, estos perros se adaptaron perfectamente al clima riguroso de su patria.

Su frondoso pelaje externo doble, sus patas anchas y planas, y sus garras móviles lo convertían en un escalador robusto y hábil. Esto era muy útil para ayudar en las regiones inhóspitas de las montañas del Himalaya. Su tarea principal consistía en pastorear el ganado y, si era necesario, traer de vuelta las reses extraviadas. Solía trabajar en grupo junto a su hermano mayor, el mastín tibetano.

Del Tíbet a Inglaterra

Los tibetanos siguen considerando al terrier tibetano como un talismán y pacificador. Incluso la creencia en la reencarnación les prohibía comerciar con estos perros sagrados.

Llegaron a Inglaterra en 1922, cuando la doctora británica Greig operó a una dama tibetana adinerada en la India. Como muestra de agradecimiento, esta le regaló un cachorro blanco y dorado. Cuando volvió a Inglaterra, la Dra. Greig inició su propia cría del terrier tibetano con el nombre Lamleh.

En 1930, el Kennel Club británico reconoció la raza oficialmente como tibet terrier. Todavía hoy se desconoce por qué no se utilizó el nombre real de la raza, tibet apso. Los intentos de eliminar la errónea palabra terrier del nombre han fracasado hasta ahora.

A mediados del siglo XX se crearon otros criaderos en Europa que se basaban principalmente en el terrier tibetano inglés. En la actualidad, Inglaterra ostenta el patronato sobre el cumplimiento del estándar de la raza.

Artículos relacionados
Nuestros artículos más útiles
7 min

Golden retriever

El golden retriever es una de las razas más populares, sobre todo para familias. Pero su capacidad de aprender no es la única cualidad que lo caracteriza. En este artículo aprenderás todo lo que hay que saber sobre el golden retriever.
12 min

Labrador retriever

Complaciente, amigo de los humanos y robusto: el labrador retriever es un popular perro familiar de tamaño mediano que, por sus orígenes como perro de trabajo, necesita estimular la mente y el cuerpo.
9 min

Pinscher miniatura

¿Un pinscher en formato mini? No te dejes engañar. El pinscher miniatura es todo un hombrecito. Si estás buscando un perrito faldero dulce y tranquilo, el pinscher miniatura no es para ti. A pesar de su tamaño, tiene una gran necesidad de hacer deporte y moverse, y lleva a su cuidador siempre al trote.