La primera visita al veterinario

visita al veterinario

Fuera miedos

Tras los primeros días del período de adaptación es recomendable que tu nuevo compañero de cuatro patas acuda al veterinario con el fin de detectar posibles infecciones o parásitos y aplicar el tratamiento oportuno. Te contámos qué sucede en la primera visita al veterinario.

Consejos para la primera visita al veterinario

La primera visita al veterinario es emocionante y determinará que a tu perro le guste más o menos ir al especialista en futuras ocasiones. Pide cita para no tener que estar esperando mucho tiempo con tu peludo. También es recomendable ir preparado con golosinas y premiarle mucho. De esta manera tu perro relacionará el veterinario con algo positivo: una recompensa.

Visita al veterinario: desparasitaciones regulares

Es probable que el criador ya le haya suministrado su primer tratamiento insecticida, al igual que la vacunación básica. Todos los cachorros adquieren lombrices durante el periodo que están junto a sus madres. Con ayuda de estos, el cachorro estará preparado desde el principio para desarrollar anticuerpos contra los gusanos. Por lo general, el criador desparasita a los cachorros a partir de su segunda semana de vida. El tratamiento se debe repetir cada 14 días hasta la decimosegunda semana. Posteriormente, se deberá desparasitar a los cachorros cada tres o seis meses, ya que los gusanos debilitan el sistema inmunitario y dan vía libre a las infecciones.

Vacunación básica para los cachorros

Al igual que los humanos, un perro debe recibir las vacunas necesarias contras las enfermedades frecuentes que pueden poner en peligro sus vidas. El cachorro toma leche materna hasta la sexta semana de vida. No obstante, la protección que esta ofrece va disminuyendo progresivamente. Una de las primeras inmunizaciones que debe recibir el cachorro es la vacuna contra la rabia, la cual se volverá a suministrar como recordatorio en el futuro. Por otra parte, el perro tendrá que recibir otras inmunizaciones en forma de vacuna polivalente que deberán seguir el siguiente programa obligatorio para todos los perros:

  • Rabia
  • Parvovirus (enfermedad felina que se puede contagiar a los perros)
  • Leptospirosis (conocida también como enfermedad de Stuttgart)
  • Moquillo
  • Hepatitis (inflamación hepática contagiosa)

En el caso de aquellos cachorros que están en contacto con otros perros, es aconsejable la vacuna contra «la tos de las perreras», un tipo de tos ferina. Esta se encuentra disponible como vacuna polivalente.

Es esencial que consultes el calendario de vacunación para no olvidar ninguna visita al veterinario para la inmunización ni sus correspondientes recordatorios.

 

Nuestros artículos más útiles