Diabetes en gatos

Diabetes en gatos

El sobrepeso es una de las causas frecuentes de la diabetes en gatos.

La diabetes no es exclusiva de las personas, sino que los gatos también pueden padecerla. Te explicamos cómo detectar los síntomas de la diabetes en gatos, qué formas existen y cómo se trata.

La diabetes es el trastorno metabólico hormonal más observado en gatos, siendo la mellitus mucho más común que la insípida. Es frecuente que el primer síntoma sea el aumento de la necesidad de orinar. Los gatos más afectados son los machos de edad avanzada.

Para entender mejor esta compleja enfermedad hormonal, vamos a explicar primero las dos formas que presenta.

Diabetes mellitus

La insulina, la hormona del azúcar, se produce en la parte endocrina del páncreas. Las células beta responsables de ello aumentan la producción de insulina cuando la glucemia se incrementa. A continuación, la hormona anabólica llega a la circulación y provoca una mayor absorción de glucosa en las células de varios órganos (p. ej., hígado, músculos y cerebro).

Las células hepáticas, concretamente, pueden convertir el azúcar absorbido en glucógeno. Este glucógeno actúa como reserva de carbohidratos y, en caso de déficit, puede convertirse de nuevo en glucosa.

Causas de la diabetes mellitus en gatos

La diabetes mellitus es la forma de diabetes más frecuente en gatos. Aparece por un aumento de la glucemia como consecuencia de un déficit de insulina.

En cuanto la glucemia sobrepasa cierto umbral, se inhibe la producción de glucosa (gluconeogénesis) y la degradación de glucógeno a glucosa (glucogenólisis).

Estas son las posibles causas de un déficit de insulina:

  • La diabetes mellitus juvenil (tipo 1) aparece por una deficiencia absoluta de insulina. Como el cuerpo lucha contra el propio páncreas con anticuerpos autoinmunes, las células beta se destruyen. Esto provoca una producción de insulina decreciente o incluso inexistente. Llegados a este punto, ya no se puede eliminar la glucosa de la sangre.
  • La diabetes mellitus adulta (tipo 2) aparece por una deficiencia relativa de insulina. Aquí las células beta no se destruyen, sino que se produce una pérdida funcional o una resistencia a la insulina. Si bien la insulina producida es suficiente, ya no tiene bastante efecto.
    La resistencia a la insulina la pueden provocar otras enfermedades (p. ej., renales), los preparados de cortisona y enfermedades infecciosas. Además, el sobrepeso (obesidad) es otra causa que se observa con frecuencia. Esta es la forma más común de diabetes en gatos.
Sales August 1

Diabetes insípida

La hormona antidiurética (ADH) se forma en una parte del diencéfalo, en el hipotálamo. Controla la reabsorción de agua de la orina primaria, por lo que tiene una función importante en el equilibrio hídrico.

Si se expulsa mucha ADH, la hormona se liga a los receptores correspondientes de los riñones. Esto provoca una mayor reabsorción de agua, por lo que el gato expulsa menos volumen de orina. Si se liga menos ADH a los receptores, se reabsorbe menos agua y el gato expulsa más volumen de orina.

Causas de la diabetes insípida en gatos

Un gato con diabetes insípida suele tener más ganas de orinar. Esto se debe a una producción insuficiente de ADH en el cerebro o a una alteración de la capacidad de reacción de los riñones a la ADH.

Las causas pueden ser enfermedades congénitas, como malformaciones cerebrales o renales, y adquiridas, como lesiones o intoxicaciones. En función de la causa, la diabetes insípida se divide en dos subformas:

  • Diabetes insípida central: déficit de ADH
  • Diabetes insípida nefrogénica (renal): alteración de la capacidad de reacción de los riñones a la ADH

¿Cuáles son los síntomas de la diabetes felina?

Lo síntomas siguientes se suelen asociar a la diabetes en gatos:

  • Aumento de la ingesta de agua y de la micción (poliuria y polidipsia)
  • Pérdida de peso pese al aumento de la ingesta de alimento (polifagia)
  • Síntomas generales, como cansancio y apatía
  • Pelo sin brillo y peor cicatrización de heridas

La cetoacidosis diabética (CAD) es un curso particularmente grave de la enfermedad. Si la diabetes no se detecta o se detecta demasiado tarde, la menor absorción de glucosa de las células puede conducir a un déficit de energía.

Esto, a su vez, provoca la formación de cuerpos cetónicos a partir de reservas de grasa. Un aumento excesivo de estos cuerpos cetónicos desencadena una cetosis causante de un exceso de ácidos en la sangre (acidosis). Aparte de provocar fuertes desvanecimientos y vómitos, este estado puede ser mortal para el gato.

Diabetes en gatos
Un análisis de sangre es una opción para diagnosticar la diabetes en gatos.

Diagnóstico

Si tu gato de repente bebe y orina más, estos son síntomas claros de diabetes. Para asegurarte, debes llevarlo al veterinario. Durante la sesión de preguntas (anamnesis) y el examen médico general, este podrá corroborar sus sospechas.

Para confirmar el diagnóstico, el veterinario tiene varias opciones a su disposición.

Con una extracción de sangre puede medir la glucemia actual. Sin embargo, esta puede fluctuar mucho debido al estrés o a la ingesta de alimento previa. Por eso, se pueden analizar las fructosaminas adicionalmente.

Este es un parámetro a largo plazo con el que puede evaluarse la glucemia hasta de las últimas tres semanas. Además, con un análisis de sangre se pueden examinar varios parámetros orgánicos. De este modo, el veterinario puede, por ejemplo, descartar una pancreatitis.

En la orina también se puede detectar una hiperglucemia o cuerpos cetónicos. Además, se puede medir el peso específico de la orina, que suele aumentar con la diabetes.

Un ensayo de ADH ayuda a descartar una diabetes insípida. Después de administrar ADH, se comprueba la reabsorción de agua midiendo el volumen de la orina. Si la micción del gato disminuye, esto es signo de una diabetes insípida central.

¿Cómo se trata diabetes en gatos?

Diabetes mellitus

En función de la gravedad, el gato necesitará insulina en cantidades y formas variables (de acción rápida, media o prolongada). Estos parámetros se deben ir ajustando con análisis de glucemia. En muchos casos, la insulina se inyecta en la piel a diario de por vida.

Además, se recomienda cambiar el alimento del gato. Hay que evitar los carbohidratos y grasas de mala calidad y dar preferencia a los alimentos ricos en fibra bruta. También es aconsejable que el gato pierda peso haciendo ejercicio regularmente.

Advertencia: La elección de un alimento dietético adecuado puede favorecer las funciones físicas naturales del gato. No obstante, recuerda que una comida de dieta no puede curar ni prevenir enfermedades. Además, la alimentación correcta del gato es un tema que siempre hay que hablar con el veterinario. En la tienda online de zooplus encontrarás alimentos dietéticos especiales.

Diabetes insípida

La forma central requiere la administración de ADH sintética, mientras que la forma nefrogénica se trata abordando la enfermedad subyacente.

¿Cuál es el pronóstico?

La diabetes felina es una enfermedad muy compleja que puede evolucionar de forma muy variable. Por eso, es imposible generalizar con el pronóstico.

La calidad de vida de un gato con diabetes mellitus mejora considerablemente si se ajusta bien la dosis de insulina. Una diabetes insípida central también se suele poder controlar bien administrando ADH. En cambio, el pronóstico de una diabetes insípida nefrogénica depende de la enfermedad subyacente.

¿Se puede evitar?

Dado que el sobrepeso es una de las causas más frecuentes de la diabetes en gatos, hay que prestar atención al ejercicio y a una dieta equilibrada desde el principio. Un buen estado de salud refuerza el sistema inmunitario y previene enfermedades infecciosas y otras patologías.

Nuestros artículos más útiles
3 min

¿Los gatos pueden beber leche?

Muchas personas asocian a los gatos con la leche. El apetito desmedido por la leche de los gatos se ilustra en muchos libros infantiles y películas. Esta ansia se da también en la vida real, pues a los felinos les encanta la leche. Una teoría sobre el porqué del entusiasmo de los mininos por la leche dice que se debe a que les recuerda al periodo del amamantamiento. Pero realmente ¿los gatos pueden beber leche?
3 min

Hierba para gatos

La hierba para gatos no es ningún tipo de hierba especial, sino una mezcolanza de plantas similares a la hierba. En este artículo te explicamos cuáles son y por qué son aptas como complemento alimentario para tu gato.
6 min

Diabetes en gatos

La diabetes no es exclusiva de las personas, sino que los gatos también pueden padecerla. Te explicamos cómo detectar los síntomas de la diabetes en gatos, qué formas existen y cómo se trata.