¿Qué comida para gatos es la adecuada?

¿Qué comida para gatos es la adecuada?

¿Comida húmeda o pienso? ¿O ambos? La selección de comida para gatos supone un gran desafío para la mayoría de los que tiene gatos por primera vez. ¿Cuál es la alimentación ideal para los felinos y qué cantidad es la adecuada? Además, existe la posibilidad de la dieta BARF o preparar la comida en casa. ¿Cuál es la mejor comida para tu minino? Descubre a continuación qué comida para gatos es la adecuada y cuáles son las principales diferencias entre los tipos de alimentación.

Pienso para gatos

El pienso para gatos se preserva gracias a que está deshidratado. Las ventajas de una alimentación a base de pienso son las siguientes: es fácil de administrar, el comedero se mantiene limpio y es económico. Pero, a diferencia de la alimentación natural del gato, el pienso no contiene casi humedad. Aunque no elimina de forma activa agua del cuerpo, la orina está bastante más concentrada y el valor del pH es mayor con el pienso que con la comida húmeda.

Las consecuencias de esto pueden ser cálculos urinarios, renales y arenilla urinaria. Si te decides por una alimentación a base de pienso es importante que tu minino ingiera suficiente agua. Una fuente para beber o varios bebederos colocados por la casa son una buena solución.

Comida húmeda para gatos

La comida húmeda para gatos está disponible en latas, tarrinas e incluso en prácticos sobres. Al ser de producción industrial es casi tan fácil de almacenar como el pienso, sin embargo, una vez abierta, la conservación es limitada. A diferencia del pienso, el contenido de humedad es elevado. Tanto el pienso como la comida húmeda se pueden conseguir de buena o de mala calidad. Pon especial atención a que tenga un alto contenido de carne y pocos hidratos de carbono, pues esta es la alimentación adecuada para los carnívoros felinos.

Comida preparada en casa

Si tienes un gato sensible o con alergia, es posible que te toque ponerte el delantal, pues de esta manera sabrás con exactitud cuáles son los ingredientes del alimento. Sin embargo, los minerales y las vitaminas deben complementarse después de la cocción, ya que muchos nutrientes naturales se destruyen al cocinarlos. Al igual que sucede con la alimentación en crudo, si la proporción de comida casera es superior a un 20 % del volumen semanal, es necesario suplementar con vitaminas y minerales.

BARF: Comida cruda para gatos

La dieta BARF (biológicamente apropiada para gatos) está cada vez más de moda. Con este tipo de alimentación, tu minino recibe solo carne del músculo y vísceras de seleccionadas especies de animales.  Dependiendo de la filosofía, se complementa con suplementos artificiales o con aditivos naturales especiales como harina de huesos y cáscaras de huevo para cubrir la necesidad de minerales y vitaminas. Una alimentación exclusiva de carne puede causar síntomas de deficiencia con rapidez. Si decides implementar la comida cruda, infórmate bien sobre las necesidades del animal antes. Los productos BARF preparados para el consumo facilitan mucho este tipo de alimentación, pues te ahorras tener que investigar, picar la carne y complementar. Esto lo asume el fabricante, quien a menudo hasta te trae la carne fresca congelada a la puerta de tu casa.

Conclusión

Ningún tipo de alimentación tiene por qué ser exclusivo. Muchos de los que tienen gatos combinan comida de lata de buena calidad con alimentos crudos una vez por semana o que, en ocasiones especiales, cocinan para su bigotudo.

No importa por qué comida o tipo de alimentación te decidas, lo importante es que el alimento satisfaga las necesidades naturales del felino. Los gatos son carnívoros, necesitan proteína de buena calidad y solo pocos ingredientes vegetales e hidratos de carbono.

Por cierto: en la tienda online zooplus encontrarás piensos y comida húmeda para gatos, así como complementos alimenticios y comida especial. Aparte de la descripción del producto tendrás un análisis exacto y una declaración completa de los ingredientes.

Nuestros artículos más útiles
Los gatos son unos animales puramente carnívoros, aunque los que viven en el exterior no rechazan algún que otro tallo de hierba para gatos. Esta les ayuda a estimular la digestión y a favorecer la expulsión natural de las bolas de pelo.
Muchas personas asocian a los gatos con la leche. El apetito desmedido por la leche de los gatos se ilustra en muchos libros infantiles y películas. Esta ansia se da también en la vida real, pues a los felinos les encanta la leche. Una teoría sobre el porqué del entusiasmo de los mininos por la leche dice que se debe a que les recuerda al periodo del amamantamiento. Pero realmente ¿los gatos pueden beber leche?
Al igual que las personas, los gatos pueden padecer varias enfermedades hereditarias o dolencias relacionadas con la alimentación. Algunos requieren de asistencia veterinaria combinada con una nutrición adaptada. Una enfermedad felina cuyo éxito de tratamiento depende de una alimentación apropiada para la especie, es la diabetes felina. La diabetes en gatos o diabetes mellitus felina, es una enfermedad seria. El diagnóstico es una desagradable sorpresa para cualquier amante de los gatos. A pesar de ser más frecuente de lo que se cree, muy pocos han oído hablar de esta enfermedad. ¿Qué es la diabetes felina? ¿Cuáles son las causas? ¿Cómo es una alimentación correcta para poder apoyar el tratamiento?